Ciencia y Tecnología

Océanos protegidos: la ciencia busca resguardar hasta el 30% de los mares del mundo

Una red de expertos internacionales elaboró un amplio estudio de las aguas internacionales contra las amenazas humanas de la industria pesquera, los plásticos y el cambio climático, entre otros

Académicos de la Universidad de York, de Oxford y otros centros educativos de excelencia planearon la importancia de salvaguardar la vida silvestre y mitigar los impactos del cambio climático.

Para ello, los científicos presentaron un innovador estudio para proteger los océanos del mundo. Se trata de un plan para lograr la protección del 30% de los océanos del mundo para 2030 de las amenazas de la industria pesquera, los plásticos y el cambio climático, entre otros.

Una mantarraya frente a la isla de Nusa Penida, en Bali, Indonesia. Más y más plásticos de un solo uso son barridos a lo largo de la costa, mientras Indonesia lucha por controlar su adicción a los plásticos (© Paul Hilton / Greenpeace)

Una mantarraya frente a la isla de Nusa Penida, en Bali, Indonesia. Más y más plásticos de un solo uso son barridos a lo largo de la costa, mientras Indonesia lucha por controlar su adicción a los plásticos (© Paul Hilton / Greenpeace)

Este es un objetivo que la ONG Greenpeace junto a académicos de la Universidad de York y Oxford establecen como crucial para salvaguardar la vida silvestre y mitigar los impactos del cambio climático.

“Como nunca antes las aguas del mar están amenazadas por la pesca intensiva, los plásticos y el cambio climático. Es por esto que necesitamos con urgencia proteger al menos un tercio de nuestros océanos para 2030.

“Nuestra investigación demuestra que esto es completamente posible y que este plan preservará la vida marina, ayudándola a enfrentar la crisis que atraviesan los océanos”, afirmó Estefanía Gonzalez, Coordinadora del programa de Océanos de Greenpeace Andino.

Fotografía aérea tomada en Dryanovo Heights en el extremo norte de la isla de Greenwich en las islas Shetland del Sur, Antártida (© Daniel Beltrá / Greenpeace)

El estudio 30×30 presenta el diseño de una red global de áreas marinas protegidas en aguas internacionales. Para su confección, se trazó la distribución de especies, incluidas aquellas en peligro de extinción, hábitats críticos para la biodiversidad y ecosistemas únicos para generar una cadena de santuarios oceánicos, libres de actividad humana. A través de un mapa interactivo se pueden explorar diversos escenarios para la protección, así como puntos calientes de vida silvestre y amenazas al océano.

Es sabido que las aguas internacionales abarcan el 70% del espacio vital del planeta, donde alberga una impresionante riqueza de vida marina y ecosistemas, esenciales para la salud de la Tierra. Las negociaciones que comenzaron este año en la ONU hacia un Tratado Global del Océano podrían abrir el camino para la protección de los océanos fuera de las fronteras nacionales, que cubren 230 millones de kilómetros cuadrados.

Delfines nadando cerca del barco Arctic Sunrise de Greenpeace, a 32 kilómetros de la costa norte de Córcega, en el santuario de Pelagos para mamíferos marinos del Mediterráneo. – © Greenpeace / Paul Hilton

Delfines nadando cerca del barco Arctic Sunrise de Greenpeace, a 32 kilómetros de la costa norte de Córcega, en el santuario de Pelagos para mamíferos marinos del Mediterráneo. – © Greenpeace / Paul Hilton

El plan para la protección de los océanos se basa en un estudio científico realizado por un equipo de expertos dirigido por el profesor Callum Roberts de la Universidad de York para diseñar una red de áreas marinas protegidas para las aguas internacionales.

El equipo de investigación incluyó a científicos de las Universidades de York, Oxford, Edimburgo y Salford, y el estudio contó con el apoyo financiero de ‘Umweltstiftung Greenpeace’ (Environment Foundation Greenpeace), Alemania, que promueve la protección del medio ambiente y la naturaleza, así como la paz.

Colonia de pingüinos Gentoo en la Isla Cuveville en el canal Errera, Península Antártica. Greenpeace está realizando investigaciones científicas y documentando la vida silvestre única de la Antártida, para fortalecer la propuesta de crear el área protegida más grande del planeta, un Santuario del Océano Antártico. – © Daniel Beltrá / Greenpeace

Colonia de pingüinos Gentoo en la Isla Cuveville en el canal Errera, Península Antártica. Greenpeace está realizando investigaciones científicas y documentando la vida silvestre única de la Antártida, para fortalecer la propuesta de crear el área protegida más grande del planeta, un Santuario del Océano Antártico. – © Daniel Beltrá / Greenpeace

¿Cómo se puede llevar adelante?

Más allá de las aguas nacionales, hay un océano que abarca casi la mitad de la superficie de la Tierra y acoge un mundo submarino complejo, rico y diverso. Esta vida marina impulsa la bomba biológica del océano: captura el carbono en la superficie y lo almacena a gran profundidad. Sin este servicio esencial, nuestra atmósfera contendría un 50% más de C02 y la temperatura del planeta sería tan alta que lo haría inhabitable.

Vista aérea sobre dos morsas en un témpano de hielo frente a Kvitøya (Isla Blanca) en el archipiélago de Svalbard. – © Christian Åslund / Greenpeace

Vista aérea sobre dos morsas en un témpano de hielo frente a Kvitøya (Isla Blanca) en el archipiélago de Svalbard. – © Christian Åslund / Greenpeace

Los océanos del mundo se enfrentan a una presión creciente debido al cambio climático, la pesca industrial, la acidificación de los océanos, la contaminación por plásticos y las amenazas emergentes de la minería de los fondos marinos y otras industrias extractivas.

Este modelo para la protección de los océanos ha sido diseñado por un equipo científico de la Universidad de York (Reino Unido). Para ello, se han basado en datos biológicos, oceanográficos, biogeográficos y socioeconómicos, tales como la distribución de tiburones, ballenas, montes submarinos, fuentes hidrotermales, frentes oceánicos, afloramientos, zonas biogeográficas y áreas con mayor presión pesquera comercial y explotación minera. Esta red de protección aumentaría considerablemente la resiliencia de los océanos y sus ecosistemas ante el cambio climático.

El barco MI Esperanza y un bote inflable de Greenpeace dan testimonio de un barco pesquero ilegal. Greenpeace se encuentra en el Océano Índico para documentar y abordar pacíficamente la pesca no sostenible. – © Will Rose / Greenpeace

El barco MI Esperanza y un bote inflable de Greenpeace dan testimonio de un barco pesquero ilegal. Greenpeace se encuentra en el Océano Índico para documentar y abordar pacíficamente la pesca no sostenible. – © Will Rose / Greenpeace

Los santuarios marinos son una herramienta clave para proteger los hábitats y las especies, para reconstruir la biodiversidad oceánica, para ayudar a los ecosistemas oceánicos a recuperarse y para mantener los servicios ecosistémicos vitales. Naciones Unidas tiene la oportunidad de establecer reglas sólidas para crear y gobernar los santuarios marinos en alta mar con un instrumento internacional legalmente vinculante que proteja la vida marina y los hábitats fuera de la jurisdicción nacional.

El alta mar engloba el 43% de la superficie de la Tierra y el 70% del espacio vital en el planeta, incluyendo tierra y mar. Estos enormes espacios albergan un complejo mundo marino, con una vida rica y diversa que nada tiene que envidiar a la de las aguas costeras y de la tierra.

La tripulación de la Esperanza usa un ROV para inspeccionar un FAD (Dispositivo de Agregación de Peces) encontrado en el Océano Índico. El ROV es una pieza esencial del equipo para determinar qué hay debajo de la superficie antes de que los buzos entren al agua. – © Will Rose / Greenpeace

La tripulación de la Esperanza usa un ROV para inspeccionar un FAD (Dispositivo de Agregación de Peces) encontrado en el Océano Índico. El ROV es una pieza esencial del equipo para determinar qué hay debajo de la superficie antes de que los buzos entren al agua. – © Will Rose / Greenpeace

– La vida marina que habita este mundo es el motor de la bomba biológica del océano: captura el carbono en la superficie y lo almacena a gran profundidad. Sin este servicio esencial, nuestra atmósfera contendría un 50% más de dióxido de carbono y la temperatura del planeta sería tan alta que se volvería inhabitable.

–  La alta mar se enfrenta a la creciente explotación por parte de un puñado de naciones ricas. La pesca y la emergente industria minera en los fondos marinos se suman a amenazas más amplias como el cambio climático, la acidificación, la contaminación por plásticos y de otro tipo, etc.

Una tortuga boba que nada alrededor de un dispositivo de agregación de peces perteneciente al cerquero ecuatoriano ‘Ingalapagos’, que fue documentado por Greenpeace en las cercanías del norte de las Islas Galápagos. Alrededor del 10% de la captura generada por las pesquerías de DCP de cerco es captura incidental no deseada e incluye especies en peligro de extinción. LAT 04:07 NORTE / LARGO 091: 28 OESTE – © Alex Hofford / Greenpeace

Una tortuga boba que nada alrededor de un dispositivo de agregación de peces perteneciente al cerquero ecuatoriano ‘Ingalapagos’, que fue documentado por Greenpeace en las cercanías del norte de las Islas Galápagos. Alrededor del 10% de la captura generada por las pesquerías de DCP de cerco es captura incidental no deseada e incluye especies en peligro de extinción. LAT 04:07 NORTE / LARGO 091: 28 OESTE – © Alex Hofford / Greenpeace

– Los santuarios marinos son una herramienta clave para proteger los hábitats y las especies, para reconstruir la biodiversidad oceánica, para ayudar a los ecosistemas oceánicos a recuperarse y para mantener los servicios ecosistémicos vitales.

– La Organización de Naciones Unidas (ONU) tiene la oportunidad de establecer reglas sólidas para crear y gobernar los santuarios marinos en alta mar con un instrumento internacional legalmente vinculante que permita la protección de la vida marina y los hábitats fuera de la jurisdicción nacional.

Una vista del hielo marino del Ártico. Greenpeace está realizando una expedición de un mes de duración en la helada campaña del Ártico para que se declare un santuario mundial alrededor de la zona deshabitada del Polo Norte. El hielo marino del Ártico ya ha desaparecido en un 75% en los últimos 30 años, y los científicos junto con Greenpeace están trabajando con expertos e ingenieros de escaneo 3D para capturar la verdadera forma del hielo marino del Ártico por primera vez. – © Greenpeace / Alex Yallop

Una vista del hielo marino del Ártico. Greenpeace está realizando una expedición de un mes de duración en la helada campaña del Ártico para que se declare un santuario mundial alrededor de la zona deshabitada del Polo Norte. El hielo marino del Ártico ya ha desaparecido en un 75% en los últimos 30 años, y los científicos junto con Greenpeace están trabajando con expertos e ingenieros de escaneo 3D para capturar la verdadera forma del hielo marino del Ártico por primera vez. – © Greenpeace / Alex Yallop

–  La comunidad científica pide que al menos el 30% de los océanos del mundo se declaren santuarios marinos para 2030. Este estudio muestra exactamente cómo se puede alcanzar este 30% para proteger toda la vida marina de alta mar.

– El estudio se basa en datos biológicos, oceanográficos, biogeográficos y socioeconómicos, tales como la distribución de tiburones, ballenas, montes submarinos, las dorsales, fuentes hidrotermales, frentes oceánicos, afloramientos, las regiones biogeográficas, la presión pesquera industrial, la explotación minera, etc.

Un tiburón ballena en el Parque Nacional Bahía de Cenderawasih. Greenpeace se encuentra en Indonesia para documentar uno de los entornos con mayor biodiversidad y en peligro de extinción, y solicitar acciones urgentes para garantizar la protección de los océanos y los bosques del país. – © Paul Hilton / Greenpeace

Un tiburón ballena en el Parque Nacional Bahía de Cenderawasih. Greenpeace se encuentra en Indonesia para documentar uno de los entornos con mayor biodiversidad y en peligro de extinción, y solicitar acciones urgentes para garantizar la protección de los océanos y los bosques del país. – © Paul Hilton / Greenpeace

–  Esta red de protección aumenta la resiliencia ante un cambio ambiental y una incertidumbre mayores a través de una apuesta por la selección de los hábitats, una amplia cobertura para promover la conectividad y los refugios de último recurso y el uso de datos de la temperatura de la superficie del mar para identificar lugares que probablemente cambien más lentamente o se adapten más fácilmente ante el aumento de la temperatura.

–  Las áreas utilizadas intensivamente por las flotas pesqueras de alta mar se evitaron para reducir la posible interrupción de la actividad pesquera. Se propone una moratoria provisional sobre la minería de los fondos marinos para garantizar que las opciones se mantengan abiertas mientras se construye una red de protección.

Científicos que estudian los efectos de la acidificación de los océanos obtienen lecturas profundas de temperatura y salinidad (entre otros datos) del agua capturada dentro de los mesocosmos (recintos de experimentación con agua) en Svalbard. © Nick Cobbing / Greenpeace

Científicos que estudian los efectos de la acidificación de los océanos obtienen lecturas profundas de temperatura y salinidad (entre otros datos) del agua capturada dentro de los mesocosmos (recintos de experimentación con agua) en Svalbard. © Nick Cobbing / Greenpeace

– Los hallazgos plasmados en este informe muestran que es completamente factible diseñar una red de áreas de alta mar protegidas en todo el planeta que sean representativas de la ecología para abordar la crisis que enfrentan nuestros océanos y permitir su recuperación. La necesidad es inminente y los medios están disponibles. Lo único que se necesita es voluntad política.

Fuente: Infobae

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios