fbpx
Opinion

MIGUEL ANDREIS| Volver de Cuba. Un vuelo inolvidable…¡¡Probáaaa con comer meeentitas!!

Las vacaciones suelen ser esos espacios de tiempo donde se viven situaciones fenomenales y otras dolorosamente increíbles. Algunas inolvidables. En estas líneas no hay la mínima pisca de ficción, si mucho de vergüenza… (copete)

Habíamos viajado a Cuba, lo que significaba en lo personal todo un anhelo esperado por años. Desde mi adolescencia esa isla era todo un estigma. No era el mar lo que me seducía. Menos aún darme un baño de pobreza esperando morbosamente que los habitantes del lugar se convirtieran en “solicitadores” de jabones, pasta dental, champú… De lo que tanto se habla sin entender la postergación de un pueblo. La colorida Habana merece ser recorrida. Husmeada. Talentosos en todos los órdenes. Recorrer el Palacio de la Revolución fue maravilloso. Allí se puede tener una mínima noción de los que fue aquella gesta revolucionaria. Las morochas bellísimas físicamente pero tanto o más en su calidez. Tienen don de gente. Lo mejor de Cuba, por lejos, es su pueblo. No así su clase dominante que está absolutamente alejada de la pobreza. Casas derruidas y comidas por el tiempo. Hay pobreza. Se la ve. Lo que no encontrará es miseria ni analfabetos.
Extraño elixir
El viajero tiene a su alcance diversidad de gastronomía. Especialmente ricas en frutas, unas más apetecibles que otras y ajenas a nuestra instrucción alimenticia. Promueve algo de culpa si se te ocurre espiar por las ventanas. Debo decir que volvería a Cuba, a caminar las calles de La Habana, a quedarme absorto frente a trompetistas de ambos sexos y su música mágica. Desandar la noche calurosa y las jovencitas que te murmuran propuestas que aquí jamás nos llegarían. Hay como una mimetización de la sonrisa. Paradójicamente no se observa gente triste. Bailan en la vereda y hablan fuerte. Cálidos y sometidos. Hasta se podría decir que están felices. Nuestra concepción de la existencia y el vivir cabalgando sobre responsabilidades no es el elixir de ellos.

Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: