fbpx
Locales

La oposición repudió la publicidad de obras futuras emitida por el Municipio

 

Así reza el comunicado:

En el día de hoy, vimos como la Municipalidad de Villa María publicitó en medios
locales futuras obras de infraestructura en salud, y no pudimos evitar asombrarnos al
leer en el pie de la nota, a modo de firma, dos nombres uno al lado del otro: Martin
Gill y Pablo Rosso.
Quienes impulsamos este proyecto de declaración creemos que la publicidad de
los actos de gobierno es un presupuesto básico de la forma de gobierno democrática y
republicana, y esperamos con toda sinceridad que estas obras anunciadas se concreten
para bienestar de los vecinos. Lo que no podemos aceptar es que se utilice ese espacio
para intentar hacernos creer a los vecinos de la ciudad una mentira. Martín Gill
decidió, luego de tan solo unos días de haber asumido su segundo mandato
consecutivo, abandonar a su ciudad y sus votantes y darle prioridad a un cargo
nacional de segunda línea en una repartición nacional. Es decir, su lugar está en la
Capital, y el hecho de publicar su nombre junto al de Pablo Rosso en publicidad oficial
no hace otra cosa que recordarnos a los villamarienses que Martín Gill, por decisión
propia, dejo de ser nuestro intendente al desentenderse de la voluntad popular que lo
honró con tal cargo. En cuanto al interinato de Pablo Rosso, ya marcamos nuestra
posición quienes integramos este bloque: los vecinos de Villa María deben (y quieren)
tener un intendente legítimo, es decir, elegido por el voto popular como bien prescribe
nuestra Carta Orgánica Municipal, y no por cuatro votos (contando el suyo propio) en
una sesión preparatoria del Concejo Deliberante.

El artículo 91 de nuestra Carta Orgánica Municipal enuncia con claridad que es
incompatible el ejercicio de un cargo electivo municipal con el ejercicio simultáneo de
otro cargo en el Gobierno Nacional. Martin Gill no puede ser intendente y secretario
de obras públicas a la vez, aunque parece que eso quiere hacernos creer al publicitar
actos de gobierno locales como propios, como en el caso de la publicidad a la que
hacemos alusión en este proyecto de declaración. Nuestra postura es clara, faltando
mas de tres años de mandato, si el ciudadano que los villamarienses eligieron para ser
intendente prefiere un cargo nacional, pues bien, entonces renuncie y permita a los
vecinos de nuestra ciudad elegir un nuevo intendente como lo dicta la Carta Orgánica
Municipal.
Tal vez este anuncio intente convencernos que estas obras (que implican una
leve mejoría de una infraestructura ya existente) son parte del gran beneficio en obras
que supuestamente nos iba a traer Martin Gill a nuestra ciudad. La realidad es que los
villamarienses no somos tan ingenuos, la ingenuidad la perdimos cuando el ciudadano
que elegimos como intendente en las últimas elecciones abusó de su poder, utilizando
su autorización para circular como trabajador esencial del estado para visitar nuestra
ciudad, habiéndose realizado un hisopado por probabilidad de Coronavirus Covid-19 y
estando en ese momento a la espera del resultado, sin poder explicarnos a los vecinos
de esta ciudad cuál era la actividad esencial que venía a realizar. Los habitantes de Villa
María ya tenemos claro que el señor Martin Gill no trajo obras a la ciudad, sino malas
noticias y preocupación a los vecinos.
Por último, si publicitando estos actos de gobierno a nombre de Martin Gill y
Pablo Rosso piensan instalar la idea de que Villa María tiene dos intendentes, están
equivocados: Villa María no tiene ni uno ni dos intendentes sino que está en una
situación de acefalía, con un intendente electo que abandonó a sus conciudadanos y ni
siquiera reasumió su responsabilidad en virtud de la pandemia actual y, por otro lado,
un concejal oriundo de Las Perdices que se arroga la intendencia, cargo para el cual no
lo legitimaron los votos de los ciudadanos.
A quienes quieren hacernos creer que Villa María tiene dos intendentes les
respondemos que Villa María no tiene ninguno y al señor Martín Gill le decimos: si
quiere hacerse cargo, en este duro momento, de la responsabilidad para cual lo eligieron sus conciudadanos entonces vuelva a su ciudad y asuma su cargo
nuevamente, si en cambio prefiere seguir ocupando un cargo en la administración
nacional, entonces, en los hechos ya no es nuestro intendente. No se puede ser y no
ser a la vez, y tampoco intentar legitimar lo ilegal mediante actos publicitarios.

Art 1°) Declara su enérgico repudio frente a la publicidad de obras futuras
emitida por el Municipio en medios de prensa locales donde suscribe como firmante el
señor Martín Gill , constituyendo una maniobra de propaganda engañosa para los
vecinos de nuestra ciudad y haciendo apología de su violación de la Carta Orgánica
Municipal en su artículo 91 inc. “a” que prescribe la incompatibilidad de ejercer un
cargo electivo municipal y un cargo en el Gobierno Nacional de manera simultánea.

Art 2°) De forma.
Cjal. Abg. Luis Caronni Cjal. Abg. Juan Romeo Benzo
Cjal. Abg. Karina Bruno Cjal. Abg. Natalia González
Cjal. Arq. Carlos Primo

Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: