fbpx
Salud

La mayor preocupación sobre COVID-19 de uno de los expertos en vacunas más reconocidos del mundo

El doctor Paul Offit, creador de la vacuna contra el rotavirus, dejó sus impresiones sobre la pandemia y las herramientas para enfrentarla en una interesante entrevista en Medscape

La mayor preocupación sobre las vacunas COVID-19 – Parte 1
A nueve meses de la aparición del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en China, todavía hay muchas cosas que se desconocen. Y para saber cuánto sabemos y qué tan cerca estamos de llegar a una solución que acabe con la enfermedad COVID-19, es necesario escuchar a los que más investigan. A los especialistas.

Uno de ellos, sin dudas, es el doctor Paul A. Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Children’s Hospital of Philadelphia y experto reconocido internacionalmente en virología e inmunología, que ha publicado más de 150 artículos en revistas médicas y científicas, y es co-inventor de la vacuna contra el rotavirus RotaTeq.

En una extensa y jugosa entrevista que le hizo el doctor Eric J. Topol, editor en jefe de Medscape, Offit vertió varios conceptos interesantes de cómo estamos hoy posicionados frente al coronavirus, la esperanza volcada en la vacunas en desarrollo, cómo es que no arribamos todavía a un tratamiento eficaz para salvar los casos más graves y el mayor temor que tiene de cara al futuro próximo.

Topol: —¿Cómo observa este momento de investigación sobre el COVID-19?

Offit: —Bueno, es un momento sin precedentes. Nunca antes en la historia se habían puesto en juego tantas empresas, ni tanto dinero, o tantas ideas diferentes sobre cómo hacer una vacuna. Estamos usando todas las estrategias que se han usado antes para hacer una vacuna, así como un puñado de estrategias que nunca antes se habían usado para hacer una vacuna.

Todo está sucediendo a gran velocidad y, en cierto nivel, eso es desconcertante. Mucho del lenguaje que rodea a esto –“velocidad extrema”, “finalista”, “carrera por una vacuna”– asusta a la gente por insinuar que los plazos se están truncando inapropiadamente o, peor aún, que se están ignorando las pautas de seguridad.

La mayor preocupación sobre las vacunas COVID-19 – Parte 2
Pero creo que estamos bien. En este momento, 8 compañías se encuentran en medio de ensayos de fase 3 (ensayos grandes, prospectivos y controlados con placebo) para demostrar la eficacia, al menos durante un cierto período de tiempo, y para demostrar la seguridad, al menos en un cierto número de personas.

Mientras las pruebas de la fase 3 no se trunquen, estamos bien. Y mientras la administración Trump no intente meter la mano en el período de aceleramiento de la vacuna llamado Warp Speed y sacar un par de vacunas y venderlas en exceso, porque todavía no hay suficientes datos, creo que estamos bien.

Topol: —¿Qué opina de las vacunas de ARNm? Las dos en las que Estados Unidos ha apostado más son las vacunas de ARNm de Moderna y Pfizer. Nunca antes se han utilizado en personas en un programa de vacunación, mientras que los otros enfoques, al menos algunos de los otros, sí. ¿Crees que hay alguna preocupación por tener una vacuna genética?

Offit: —Creo que cuando no tienes experiencia comercial con una estrategia de vacuna y la estás usando como una forma de intentar detener un nuevo virus, habrá una especie de curva de aprendizaje. Además, este coronavirus de murciélago, que acaba de debutar en la población humana, ha tenido una serie de sorpresas, clínica y patológicamente. Nadie hubiera esperado que un virus respiratorio envuelto que se transmite por pequeñas gotas se propagara en un clima cálido y húmedo durante el verano, una época en la que la gripe ha desaparecido. Nadie hubiera predicho que causaría este síndrome multiinflamatorio inusual en los niños. No conozco ningún otro virus que haga eso.

Creo que el aspecto más sorprendente de este virus es que causa vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos), pero no porque se reproduzca en las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos. Creo que la vasculitis es una función de la respuesta inmune, y un panel de citocinas y quimiocinas están causando eso. Como consecuencia, puede sufrir accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, enfermedades hepáticas, renales y de otros órganos distales.

También parece tener predilección por los hogares de ancianos. La influenza también mata a las personas mayores, pero menos del 10% de las muertes por influenza ocurren en hogares de ancianos. Aquí, es más del 40%. Así que tiene este virus escurridizo y difícil de caracterizar que ahora está a punto de encontrar con un puñado de estrategias de vacuna para las que no tiene experiencia comercial. Creo que puede asumir que puede haber una curva de aprendizaje aquí. Ojalá hubiera un poco más de humildad por parte de algunas de estas empresas. Siempre se están golpeando el pecho en cuanto a cómo van a recibir esta vacuna. Creo que ayer el director ejecutivo de Pfizer dijo: “Creo que podemos tener una vacuna para fines de octubre”.

Topol: —Pasando a la vacuna. Hay dos ensayos controlados con placebo de 30.000 participantes con los candidatos a vacunas Pfizer y Moderna, que se espera que completen la inscripción a finales de este mes. Ambos tienen un programa de dos dosis. Entonces, después de la primera dosis, hay un refuerzo un mes después, y luego pasarán algunas semanas antes de que vea la respuesta inmune completa esperada. Sabiendo que la inscripción solo terminará este mes en el mejor de los casos, ¿puede explicar cómo podríamos tener una lectura de estas dos pruebas de fase 3 para fines de octubre?

Offit: —No veo cómo es posible. Moncef Slaoui, quien es el director de Warp Speed, creo apropiadamente, dijo recientemente en un programa de la Radio Pública Nacional que pensaba que el mejor de los casos sería el final del año, probablemente el comienzo del próximo año. Creo que es una representación más precisa. Como dijiste, tienes que conseguir que 30.000 personas reciban la dosis 1 de placebo o vacuna. Tienes que esperar un mes, dar a 30.000 personas la dosis 2 de placebo o vacuna, esperar 2 semanas hasta la inmunidad completa, luego tienes que esperar que unas 150 o 160 personas en tu grupo de placebo se enfermen. No solo infectado, sino enfermo. El criterio de valoración clínico de estos ensayos es una enfermedad de moderada a grave.

Topol: —¿Hay algo que nos estamos perdiendo? ¿Algo importante?

Offit: —Te diré lo que me mantiene despierto por la noche sobre este tema en particular. Tenemos dos formas de detener este virus: una son las medidas higiénicas – mascarillas, distanciamiento social, lavado de manos– y la otra es la vacuna. Con esos dos, podremos controlar este virus. Pero se necesitarán ambos.

Lo que me preocupa es que si tuvieras que elegir cuál es el más fuerte de los dos, yo iría con medidas higiénicas. Quiero decir, si uso una máscara y me pongo a 6 pies de distancia (2 metros) de ti, y tú usas una máscara y te paras a 6 pies de mí, las posibilidades de que yo contraiga el virus de ti o de mí son casi nulas. Tienes dos cosas a tu favor. Uno, tienes una máscara, que va a prohibir que las pequeñas gotas del virus viajen muy lejos. Y dos, incluso si no usara una máscara y me quedara a 6 pies de distancia, lo más probable es que usted no la obtenga.

Topol: —Y, por cierto, si lo contrae, obtiene una dosis menor de virus, lo cual es importante.

Offit: —Eso es correcto. Podría tener una enfermedad más leve. Por otro lado, si tenemos una vacuna y es 75% efectiva contra la enfermedad de moderada a grave, eso significa que 1 de cada 4 personas aún puede enfermarse, incluso muy enferma. También significa que probablemente un porcentaje mayor de ese 25% podría contraer una infección leve, o una infección asintomática, que aún podrían perder, incluso hasta el punto de contagiarse.

Hemos estado pidiendo a estos ensayos que analicen no solo si protegen contra la enfermedad de moderada a grave, sino hasta qué punto protegen contra la asintomática. Creo que es importante saberlo. Pero la gente tiene una expectativa tan poco realista de estas vacunas que las ven como la panacea, como la solución mágica para hacer que todo desaparezca.

Si las personas tienen expectativas poco realistas, como por ejemplo: ‘Me han puesto la vacuna, estoy bien. No necesito usar una máscara. No necesito la distancia social. Puedo participar en actividades de alto riesgo’, entonces hemos perdido uno de los brazos importantes para controlar este virus, posiblemente un brazo más importante. Si, cuando planteamos la vacuna en términos de usuarios, reducimos el distanciamiento social y el enmascaramiento, podríamos terminar teniendo una especie de efecto de equilibrio.

Topol: —Bueno, está planteando un punto crítico y es que el efecto de la vacuna podría aumentar la cantidad de personas que son portadoras asintomáticas. Porque básicamente tienen protección más allá de su mucosa. Pero aún tienen el virus en la nariz y el tracto respiratorio superior para propagarse. Y es por eso que esta combinación de higiene continua –máscaras, distancia y estas otras medidas– va a ser importante en todo momento hasta que consigamos una inmunidad muy densa de la población, ¿verdad?

Offit: —Existe una fórmula para esto, en realidad. Si tiene una vacuna con un 75% de efectividad contra la diseminación significativa, entonces necesitaría inmunizar aproximadamente a dos tercios de la población estadounidense para reducir el R0 a menos de 1, lo que significa detener la propagación, que es lo que desea. Debido a que está hablando de vacunas de dos dosis, al menos las que se están implementando inicialmente, entonces está hablando de 400 millones de dosis. No vamos a tener eso, obviamente, cuando las vacunas se lancen inicialmente.

Etiquetas
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: