Locales

La Escuela Pública de Conductores: para educar conductores y reeducar a infractores

Villa María pondrá en marcha la Escuela Pública de Conductores, tal como lo anunció el intendente Martín Gill días atrás en su último informe de gestión. El programa tiene por finalidad la educación de conductores y reeducación de infractores, en los casos en que la Justicia Municipal de Faltas lo disponga, y entrará en funcionamiento en las próximas semanas.

La Escuela Pública de Conductores es una de las herramientas previstas en la ordenanza que declaró la Emergencia Vial vigente en la ciudad, y busca crear actitudes solidarias de prevención, de respeto a las normas y de responsabilidad tanto para conductores como para peatones.

“Será un espacio de capacitación, pero también un espacio para los cursos complementarios que los infractores, por decisión de los jueces de faltas cuando correspondan, deberán realizar obligatoriamente”, explicó el intendente.

Además, indicó que a través de este programa se coordinarán las tareas comunitarias que por faltas graves dispongan los jueces, como medida complementaria a la multa o a la sanción que se establezca.

Capacitación y reeducación

El programa Escuela Pública de Conductores establece tres grandes esferas de injerencia, de acuerdo a lo reglamentado por el decreto 890/2019. La primera de ellas es la capacitación en general, con el objetivo de educar y concientizar a los conductores puntualmente sobre la documentación necesaria para circular y los elementos de seguridad que debe tener el vehículo.

Este aspecto está dirigido a la comunidad en general, y la normativa establece que las propuestas se llevarán a diversas instituciones educativas y vecinales, y estará a cargo de personal letrado de los Tribunales Administrativos de Faltas.

La Escuela Pública de Conductores también tendrá entre sus responsabilidades las capacitaciones para conductores que han infraccionado y que han recibido como pena accesoria la inhabilitación para manejar durante un máximo de 15 días. En esos casos, el propósito de la capacitación obligatoria y determinada por la Justicia de Faltas, es la reeducación del conductor ante situaciones de infracción grave.

Para estos casos, las capacitaciones desarrollarán aspectos básicos de las normativas vigentes a niveles nacional, provincial y municipal, con los siguientes tres módulos de asistencia obligatoria: prevención, educación y concientización; educación vial; y legal.

Una vez finalizados los módulos, se librará un certificado valedero para el reintegro de la licencia tras el período de inhabilitación.

Por último, en la esfera de la Escuela Pública de Conductores estará la coordinación de las acciones de trabajo social comunitario que los infractores deberán cumplir en casos graves y siempre por determinación de los juzgados en la materia.

Las tareas comunitarias van desde colaborar en los controles de tránsito fuera de las escuelas hasta la entrega de material de concientización en campañas que se realicen para el ordenamiento de la circulación vehicular. En estas acciones, el infractor siempre estará acompañado por un inspector municipal, quien detentará el poder de policía.

Vale destacar que estas instancias de reeducación no suplen las multas que pudieran corresponder, de acuerdo a lo determinado por la Justicia Municipal de Faltas.

 

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar