fbpx
Opinion

JOSÉ NASELLI | Una tristeza que no tiene fin: desilusión

ESCRIBE: JOSÉ B. NASELLI –  Ex Tribuno – Vecino

ATRAPADO SIN SALIDA. “Cuando suceden cosas como ésta, dentro mío siento como que se me está cayendo todo: el mito, la esperanza y hasta la voluntad de seguir adelante. Las ilusiones se me van yendo en banda, así como se despeñan las piedras de los cerros en días de lluvia y, lo peor de todo, es que no sé si fui yo el que apoyó el pie donde no debía, o que la mano viene realmente así… El caso es que estoy como esquivando cascotes, pero creo que toda huida se detiene, cuando el fugitivo se cansa, o se queda sin salida; y me estoy quedando sin salida, viendo toda esta situación desde una perspectiva que no me permite ver el final. En fin…”

UN SOLLOZO LITERARIO. Este párrafo, es copia textual de un comentario aparecido en un matutino nacional, de alguien que firma con el pseudónimo “NAZIM HIKMET” (poeta y dramaturgo turco – 1901-1963). Fue vertido el 2-2-20 cuando Lorena Riesgo, pareja del sindicalista docente ROBERTO BARADEL, fue designada Subsecretaria de Promoción Cultural, en el gobierno de Axel Kicilof. Los comentarios de lectores, no siempre son una exhibición de análisis medulosos y fundamentados, sino un muestrario de chabacanerías y groserías de todo calibre, copado por descerebrados que desnaturalizan el sentido del aporte. Por el contrario, con palabras sentidas, medidas y respetuosas, este comentarista trasmite un estado de ánimo, que comparto totalmente. Más aún. Siento como que ha leído en mi alma, y ha dejado a la luz mis más íntimos secretos.

UNA DESCARNADA REALIDAD. Hace más de 60 años que, ilusionado con un país mejor, abracé los postulados de un pensamiento político y social, que, por diversas causas, se fue extinguiendo poco a poco. Me refiero al social cristianismo, forjado en las ideas de un filósofo llamado Jacques Maritain y otros entonces contemporáneos. Cuando hablo de extinción, me refiero solamente a la existencia de un partido político inspirado en aquellos principios, los cuales, aún sin un estamento partidario que los contenga, siguen y seguirán vigente a través de la historia y del tiempo. Por ello sigo y seguiré luchando, aún sin esperanzas. Y en estos largos, y a su vez cortos 82 años, he vivido muchas de estas inconsecuencias e incoherencias relacionadas con la venta descarada de los ideales y esperanzas, que muchos llaman TRAICIÓN, PREVARICACIÓN O APOSTASÍA.

EL CÁNCER DE LA POLÍTICA. El caso de Baradel, no es más que uno de los tantos que ponen al descubierto el verdadero rostro de los que se pretenden idealistas sin serlo. La aceptación por parte del hijo de Raúl Alfonsín de una canonjía llamada “embajada”, de manos de los mismos que hicieron del mandato de su padre, un suplicio, se corresponde al mismo esquema. Pero el “panquequismo” no es patrimonio de los políticos y gremialistas del ámbito nacional. Hace apenas pocos meses, tres políticos de Villa María, elegidos como opositores, llamados BUSTAMANTE, BRUNO Y POLACK, levantaron su mano aprobando una ordenanza que contradecía abiertamente los idearios de los partidos cuyas listas habían integrado. Me refiero a la ordenanza que aprobó la entrega del patrimonio físico, cultural, histórico y ambiental, de la Plaza Manuel Anselmo Ocampo, a la explotación económica privada. Del voto en el mismo sentido de los concejales oficialistas, no habría de que sorprenderse. Hace 25 años que vienen haciendo lo mismo. Pero de los que levantaron la mano desde una bancada supuestamente opositora, mi desilusión (y la de muchos vecinos) fue más que profunda. Pero hay algo más y muy grave. A partir del pasado 10 de diciembre, la bancada opositora se renovó casi íntegramente. Y estos nuevos concejales, dos de ellos representando a la Unión Cívica Radical, encumbraron a la repitente BRUNO nada menos que como presidente y conductora del bloque “supuestamente” opositor. Ya no me quedan palabras. Ahora comprendo lo que sentía Manuel Belgrano en sus suspiros finales, ante su patria saqueada y sumida en la anarquía, diciendo simplemente: ¡AY, PATRIA MÍA!

 

 

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: