Opinion

JOSÉ NASELLI | Elecciones municipales: “La comedia ha terminado”

Escribe: José Naselli:

Para las generaciones del “rock”, el vocablo “ópera” puede no tener mayor significado. Una “ópera” es una obra de teatro, en la que los actores, en lugar de hablar y recitar, cantan. Existen obras de género bufo (cómico), pero la mayoría describe situaciones muy dramáticas, que generalmente culminan con la muerte o desgracia de sus principales protagonistas. Como sucede en “I Pagliacci” (Los Payasos), que relata las desventuras de Canio, jefe de una troupe de cómicos que, a bordo de un carromato, visita pueblos y aldeas, ofreciendo una representación teatral de tono jocoso y que, esta vez, termina de la peor manera. En momentos de salir a escena, Canio se entera que su esposa lo engaña, precisamente con un vecino del lugar. Transido de dolor y de furia, debe enfrentarse al público, con la carga emocional de su honor mancillado. Es sobre el tablado que encara a Nedda, su infiel esposa y la escena va subiendo de tono cuando Canio le exige el nombre del amante. Los espectadores están emocionados, por asistir a una disputa, cuyo realismo creen que es fruto de la calidad artística de sus protagonistas. No entienden que lo que están presenciando, ha dejado de ser una representación y en cambio, se ha transformado en una lacerante realidad. La discusión se torna paroxística, hasta que Canio pierde totalmente el control, y ante la negativa de Nedda de revelar el nombre del querido, frente al ya aterrado público, hunde un estilete en el pecho de su mujer. Es cuando el amante, sube al escenario para evitar la tragedia, y lo único que consigue es caer con el corazón atravesado por la misma daga. A la vista de los dos cuerpos ya sin vida, Canio parece volver de un largo sueño, y mientras cae el telón, mirando a un público paralizado por el horror de la muerte, pronuncia esas palabras. “La comedia ha terminado”.

LA COMEDIA ELECTORAL

De ninguna manera pretendo decir que un acto electoral sea en realidad una comedia. Pero que alrededor de ese acto esencial para la continuidad republicana, suceden hechos que tienen REMINISCENCIAS DE COMEDIA, no tengo la menor duda. Comencemos por lo que debería llamar a la reflexión a sus protagonistas. LA CAIDA ABRUPTA del grado de participación vecinal. Incluyendo los votos en blanco, 3 de cada 10 electores le dieron la espalda al comicio. LA DEGRADACIÓN DE LA POLÍTICA Y DE LOS POLÍTICOS, influye en el concurso ciudadano. El otro dato, en línea con el anterior, es que 6 candidatos de los 9 en carrera, no juntaron ni siquiera el 10 por ciento del total de sufragios. Sigamos. Hubo un claro ganador: EL ROBOT MAQUIAVÉLICO, que algunos llaman “el aparato”. La “blitz-krieg” en todo su esplendor. Millones de pesos permitieron tapizar todos los espacios posibles, y hasta los imposibles también. Pero la orfandad argumental de los candidatos de oposición FUE TAMBIÉN DESCORAZONADORA. Amnésicos y desinformados. Lindante con el candor y el lirismo más ingenuo.  El espacio “Vamos Villa María” PERDIÓ LA ADHESIÓN DE UN CUARTO DE SU ELECTORADO, comparada con la compulsa de 4 años atrás. Es el precio (bastante barato a mi juicio), que la ciudad le cobró a Juan Zazzetti, QUE LLEGÓ TARDE, Y SIN PROPUESTAS DISTINTIVAS, a la carrera electoral. A la incoherencia de la edil Bruno, de favorecer con su voto en el Deliberante, la concreción oficialista del plan de disposición de los espacios públicos en favor de los privados. Ni hablar de la conducta impropia de un concejal del mismo espacio, el Sr. Coutsiers, que luego de cobrar durante tres años sus sueldos como edil, se esfumó sin que se haya conocido ni siquiera el timbre de su voz. De la actitud inconsecuente del reemplazante del “concejal fantasma”, me refiero al Sr. Delfín Polack, que levantó su mano junto a la Sra. Bruno, borrando con el codo, los principios que había sostenido tiempo antes, cuando se trató de entregar a la codicia privada, el predio de Plaza Ocampo. Y la del jefe mayor del espacio, Sr. Capitani, REFUGIADO Y AISLADO CÓMODAMENTE EN EL CASTILLO DE SU BANCA, en la Legislatura cordobesa.

UN CASO DE PATOLOGÍA POLÍTICA

La que parece que no tiene cura, es la UCR de Villa María. Ya es el colmo. Hace tiempo, debía resignarse a salir tercera cómoda. Hace 4 años salvó la ropa, disimulada en las listas de Cambiemos. Pero esta vez, el destino fue muy duro. PERDIÓ SIN HABER PARTICIPADO. El Sr. Bustamante, persona a quien respeto, comenzó su campaña, allá a fines de enero, con la estampita de Mestre como su amuleto de la suerte. Así entró en el juego suicida de la división. EN LUGAR DE SUMAR, COMENZÓ RESTANDO. Otro grupo de sus correligionarios, (los desconocidos de siempre), se cubrió, con algunos puestitos, en las listas de Zazzetti. Le sugiero a mis amigos radicales que compren un ejemplar del Martín Fierro, se junten en el local partidario y lo lean. En un lugarcito del poema hay algo sobre unos hermanos que deben ser unidos…

RESCATANDO AL SOLDADO RYAN

Me es imperioso rescatar dos cosas. 1. Encuentro Vecinal Córdoba cosechó estimables 1.392 votos, conseguidos a puro corazón, sin gastar un peso. Si hacemos una ecuación entre el dinero incinerado en propaganda por los espacios de Gill y Zazzetti, y el resultado en votos, el ganador es ALEJANDRO LÓPEZ. 2. GISELE MACHICADO del Frente Cívico, trabajó con gran dignidad, integrada a un espacio con destino incierto. Su esforzado trabajo como Concejal NO FUE DEBIDAMENTE APRECIADO. Pero se ganó un lugar en la consideración de mucha gente. Es joven y tiene futuro. En cuanto al oficialismo, es hora de festejos. BRINDEN, BAILEN, CANTEN. LA BORRACHERA DEL PODER CONTAGIA. LA COMEDIA, HA TERMINADO.

       

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios