Locales

LÓPEZ METE MIEDO | Entre los más preocupados, está el exintendente Eduardo Accastello

Entre los más preocupados, está el exintendente de Villa María Eduardo Accastello, quien al frente del Eninder recibió muchos fondos nacionales para obras en los municipios.  Más noticias en el Bajo Palabra.

La decisión del exsecretario de Obras Públicas de la Nación José López de convertirse en “arrepentido” e ingresar al programa de protección de testigos genera preocupación en muchos intendentes y exintendentes cordobeses. En especial, en aquellos que tuvieron un trato preferencial de parte del exfuncionario que hace dos años intentó ocultar casi nueve millones de dólares en un convento.

Entre los más preocupados, está el exintendente de Villa María Eduardo Accastello, quien al frente del Eninder recibió muchos fondos nacionales para obras en los municipios. Este organismo, que tenía línea directa con la Secretaría de Obras Públicas de la Nación, llegó a incluir a 54 intendentes cordobeses, varios de los cuales el viernes pasado se deben haber sobresaltado cuando se enteraron de que José López decidió hablar. “Lopecito” fue el responsable de distribuir obras a los municipios cordobeses administrados por intendentes que adherían al proyecto kirchnerista. Uno de los hombres más cercanos era Carlos Kirchner, primo de Néstor Kirchner y exsubsecretario de Coordinación de López, detenido en diciembre del año pasado por orden del juez Julián Ercolini, por direccionar obra pública a la empresa Austral Construcciones, de Lázaro Báez. Lo había adelantado días pasados el periodista del diario La Nación Diego Cabot, quien inició la investigación periodística de la causa denominada los cuadernos de la corrupción K. “Si se profundiza la investigación, involucrará a gobernadores e intendentes durante las gestiones kirchneristas”, dijo el periodista, a quien la realidad y los datos de la causa parecen darle la razón.

FUENTE LA VOZ
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar