fbpx
Curiosidades

Este sencillo protector podría frenar la propagación de virus en el avión

Uno de los grandes debates que se han planteado a la hora de viajar en avión en los últimos meses ha girado -y continúa haciéndolo- alrededor de la distancia de seguridad entre los pasajeros. Desde el primer momento, las aerolíneas habían alertado de la inviabilidad económica de llevar a cabo vuelos comerciales con las cabinas de las aeronaves medio vacías, por lo que la decisión de la EASA -la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea-, hecha pública a mediados de mayo, de no exigirles que dejen asientos vacíos fue muy bien recibida por estas.

A pesar de ello, administraciones y organizaciones -entre ellas Aviación Civil– recomiendan el distanciamiento físico, siempre que la ocupación del aparato lo permita, y la aplicación de distintas medidas con el fin de limitar en lo posible la interacción personal y evitar así el riego de contagios.

Se trata de un escudo protector personal fácilmente acoplable al asiento que evitaría tener que quitar o inutilizar la butaca del medio

Sin embargo, tras la Covid-19, los viajeros se muestran reticentes a la hora de volver a viajar en avión, por lo que numerosas empresas del sector han llevado a cabo proyectos encaminados a convertir la cabina en un lugar más seguro. Es el caso de RAS Completions, una compañía británica especializada en el diseño interior de aeronaves, que acaba de presentar un sencillo artilugio que podría frenar la propagación del coronavirus a bordo.

Se trata de un escudo protector personal fácilmente acoplable a los asientos de clase económica -la que presenta una mayor densidad de pasaje, por lo que los viajeros están más apretados-, que evitaría tener que quitar o inutilizar la butaca del medio.

Fabricado en policarbonato transparente, puede fijarse en la parte posterior y en los laterales de cualquier asiento, a excepción de los situados junto a la salida de emergencia, de los ocupados por personas con discapacidad, o en los que tienen mesas de brazo. Según sus creadores, la sencillez no le resta efectividad, por lo que podría ser implementada de inmediato -en las próximas semanas- si recibe el visto bueno de las autoridades aeronáuticas europeas.

Entre sus ventajas destacan el bajo precio, la facilidad de colocación y desinstalación y la posibilidad de utilizarla sin que afecte a la experiencia de vuelo. Y es que no reduce el ancho del pasillo ni dificulta las acciones de sentarse o levantarse y mantiene la mesilla plegable y los asientos reclinados perfectamente operativos.

Si bien es cierto que el prototipo no impide el contacto con el vecino de viaje, los creadores han asegurado que el diseño cuenta con el respaldo de médicos del Reino Unido. La pantalla ha sido concebida para evitar la transmisión de gotitas de persona a persona, por lo que, utilizada junto a otras medidas como la mascarilla y el gel de manos, resulta una solución de carácter temporal interesante a tener en cuenta.

El diseño de RAS Completions se suma a otras soluciones como las presentadas en abril por Aviointeriors, una compañía italiana dedicada a la fabricación de asientos de aeronave. Bautizadas con los nombres de Glassafe y la Janus, ambas adoptan la mampara como elemento de aislamiento principal. Su implementación requería una mayor inversión, pero también una mayor protección del pasajero.

Fuente: La vanguardia

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: