Ciencia y Tecnología

El revolucionario nuevo corazón artificial con tecnología espacial

Se llama HeartCon, pesa 180 gramos y es un invento chino.

Literalmente, esto es así. No es una película de ciencia ficción ni el origen de Ironman. Se trata directamente de una invención china: hablamos de un corazón artificial, con tecnología aeroespacial, que comenzará a probarse a fines de este año en un avance revolucionario producto de la unión de la medicina, la ciencia y la tecnología. Al menos en China, millones de personas podrán ser asistidas por problemas cardíacos.

Este invento fue desarrollado por un grupo de científicos del Instituto de Investigación 18 de la Academia de Tecnología de Lanzamiento de Vehículos de China, además el principal fabricante de cohetes del país asiático, es decir, un grupo de expertos vinculados al mundo espacial pero dedicados a recrear el corazón artificial llamado HeartCon, que pesa solo 180 gramos y es más pequeño que el tamaño de un puño.

El ingeniero jefe de la proyecto, Xu Jian, aseguró que “después de ser implantado en un ser humano para sustituir el órgano cardíaco original, el nuevo dispositivo funcionará como una bomba que transporta la sangre a todo el cuerpo”. Para el científico, “el corazón artificial tiene un funcionamiento similar al servomecánico de un cohete, impulsado por una bomba hidráulica. El servomecanismo sobre un cohete tiene requisitos de velocidad y potencia, mientras que para un corazón artificial el foco se convierte en seguridad y confort”.

El proyecto data de una década cuando en 2009 los científicos del instituto comenzaron a desarrollar el corazón artificial que fue testeado en muchos experimentos sobre animales pero ahora con seres humanos. En 2013, una oveja fue la primera prueba animal que llegó a vivir 120 días con el corazón espacial. Cuatro años después, en 2017, los HeartCon fueron implantados en seis ovejas que alcanzaron un nuevo récord: una de ellas sobrevivió por 180 días.

Ya en 2019, en marzo, un hombre de 39 años y una mujer de 62 fueron los primeros pacientes en recibir el HeartCon en Tianjin, China, y hasta la fecha ambos gozan de buena salud. Este no es el primer corazón artificial chino en salvar vidas humanas, ya que en 2017 los médicos del Fuwai Hospital de Pekín -el más grande hospital chino especializado en enfermedades cardiovasculares- salvaron a tres pacientes con corazones artificiales desarrollados por ellos.

En este caso, el HeartCon es un corazón desarrollado con tecnología aeroespacial. Actualmente, 10 millones de chinos sufren problemas del corazón, estadísticas en aumento debido a la población cada vez más envejecida. Como la medicación no es el tratamiento ideal, el trasplante de corazón en la única alternativa, pero la falta de donantes agrava el cuadro. Este novedoso invento sería un revolucionario paso para achicar la tasa de mortalidad.

Ren Wanfeng, integrante del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Pekín, aseguró que los trasplantes de órganos están limitados por la falta de donantes y, para peor, muchos pacientes debieron viajar al exterior para obtener un corazón artificial cuyos valores superan los 100.000 dólares. El HeartCon será más económico, con lo cual llegará a más personas. Para que esté al alcance de todos habrá que esperar dos años más.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar