fbpx
Opinion

“Con Cristina Kirchner, Moyano, Baradel y Grabois la Argentina se volvió un país peor

Está claro que Mauricio Macri perdió las elecciones por la devaluación del peso, la suba de tarifas y la oposición -constante y destructiva- de Cristina Kirchner y sus aliados. Pero está más claro todavía que, desde que asumió Alberto Fernández con Cristina y Máximo Kirchner, Hugo Moyano, Roberto Baradel y Juan Grabois, entre otros aliados, la Argentina se volvió un país peor.
No hay que ser muy inteligente para entenderlo. El impuesto a los grandes patrimonios, la herramienta que Máximo eligió para lanzar su campaña a presidente 2023, la cual será aprobada dentro de unas horas, es una burrada de marca mayor.
No hay tributarista, ni de izquierda ni de derecha, que no haya dicho que no sirve para recaudar más. Al contrario: ahuyentará aún más a posibles inversores y desalentará a cualquier pyme que se le haya pasado por la cabeza ofrecer un nuevo empleo.
Pero hay otros datos que demuestran que la Argentina se volvió un país peor. Por ejemplo, la estruendosa irrupción de Baradel, que en vez de hablar de la deserción escolar, le pide la renuncia a la ministra de Educación del gobierno de la Ciudad, Soledad Acuña, el distrito que más vocación muestra para volver a clases porque los niños se están desmoronando y cada vez se sienten peor.
Baradel, otro gran vendedor de humo. ¿No resulta un poco extraño que no diga ni “mu” sobre el atraso salarial de los docentes en la Provincia ahora que el gobernador no es Daniel Scioli ni María Eugenia Vidal, sino Axel Kicillof?
Que hayan permitido y alentado, con sus palabras y sus acciones, la liberación de presos, poniendo como argumento los contagios por Covid-19, hace de la Argentina un país peor. Y que hayan convalidado los intentos de usurpaciones, que ya atraviesan a toda la República Argentina, también. Porque la señal que da la última payasada de Juan Grabois, intentando ocupar una casa de la familia Etchevhere, no es muy diferente al intento de expropiación de Vicentín.
Hay que empezar a dar la batalla cultural contra sus modos, los delitos y el proyecto de país que alientan, antes de que sea demasiado tarde.

Escribe: Luis Majul – Fuente La Nación

Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: