fbpx
Sociedad

Bugs Bunny cumple hoy 80 años: la historia del conejo más divertido del mundo

Marche una torta de zanahorias para Bugs Bunny, que el lunes 27 de julio cumple 80 años. En rigor, fue el 30 de abril de 1938 cuando debutó como secundario del cerdito Porky en Porky’s Hare Hunt, sin nombre y con una fisonomía muy diferente. Pero el 27 de julio de 1940 es considerada la fecha oficial de su estreno, en el corto A Wild Hare (Una liebre salvaje), de Tex Avery, donde ya volvía loco a Elmer, el cazador. Ese día también estrenó su muletilla “¿Qué hay de nuevo, viejo?” (What’s up, doc?). Todavía faltaba mucho para que el viejo fuera él.

Esa liebre que apareció en un par de episodios en 1938 y 1939 era una combinación de la estrella del estudio, el Pato Lucas (Duffy), aparecido un año antes, y de un personaje de un corto de la Disney de 1935, La tortuga y la liebre. Pero Bugs Bunny desarrolló una personalidad ocurrente, de transformista y superviviente nato. Desataría mares de calamidades, pero sólo en respuesta a sus antagonistas: una de las decisiones de los libretistas era que Bugs no agrediría porque sí.

Ya es octogenario, pero Bugs Bunny no se jubila. A fines de mayo, la plataforma HBO Max (llega a la Argentina en 2021) estrenó Looney Tunes Cartoons, nuevas aventuras del conejo y sus secuaces. “Vimos todos los cortos clásicos y sacamos elementos de los Bugs Bunny de distintas épocas, incluso historietas, para meterlos en nuestro Bugs Bunny. Da miedo tratar con un personaje tan icónico, pero creo que fuimos exitosos”, cuenta vía videollamada Pete Browngardt, el showrunner y productor ejecutivo de la serie.

Hasta ahora, cada resurrección de Bugs Bunny y sus compañeros de Looney Tunes y Merrie Melodies había consistido en un intento de modernización de los personajes y sus aventuras. En cambio, estos cortos de uno a seis minutos de duración replican estéticamente a sus años de gloria, aquellos de las décadas del ’40 y ’50.

Looney Tunes era como la revista Mad de su tiempo, nada estaba fuera de sus límites: se reían de todo y todos. Warner Bros. nos dio mucha libertad y nos dejó hace lo nuestro, honrando a esos dibujitos que podrían ser considerados inapropiados para los chicos de hoy. Hay cosas que llegan muy lejos para la corrección política actual: por ejemplo, en algunos casos nos dijeron que bajáramos un poco la violencia. Pero no tratamos de hacer un Bugs Bunny moderno. Incorporamos temáticas actuales, pero el estilo de los gags es el tradicional”, agrega Browngardt.

Fuente : Diario de Cultura

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: