Internacional

Brasil Lula da Silva: un triplex en Guarujá y otros ocho caso que pesan sobre el ex presidente

Un triplex en Guarujá. Ese fue el caso que llevó al ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva a una cárcel de Curitiba, el 7 de abril de 2018, en el estado de Paraná, fronterizo con Misiones, en el sur de Brasil. Allí purga una condena de 8 años y 10 meses de cárcel por corrupción. Y se prevé que sea trasladado a San Pablo, donde vive su familia

La Justicia citó a declarar a Lula por primera vez en enero de 2016 por supuestamente haber aceptado que la constructora OAS le reformase un departamento de lujo de tres pisos en Guarujá, en la costa de San Pablo, a cambio de favorecer a la empresa en sus negocios con la petrolera estatal Petrobras. Fue acusado formalmente en septiembre de 2016.

Cómo es el triplex

El triplex en Guarujá. / AFP

El triplex en Guarujá. / AFP

La vivienda de 297 metros cuadrados ubicado en el complejo Solaris está frente a playa Asturias, una de las más concurridas de Guarujá, una ciudad que en su momento supo ser el centro de recreo para la élite del estado de San Pablo. Algunos grandes nombres siguen pasando tiempo en la ciudad, incluyendo el astro del fútbol Neymar, pero ninguno cerca del edificio Solaris.

La gente de la zona se refiere al inmueble de 18 plantas y un total de 128 departamentos como el “edificio de Lula”. Inaugurado en 2014, el Solaris cuenta con balcones de cristal menos en el departamento de la azotea, supuestamente reservado para el ex presidente. En esa vivienda hay una modesta piscina, una parilla y una zona con muebles de madera.

Interior del triplex de Guaruyá.

Interior del triplex de Guaruyá.

Los abogados del ex presidente alegaron que Lula nunca fue dueño ni residió en el departamento, y que solo lo visitó una vez para considerar una oportunidad de negocio que nunca salió adelante. Para sostener esta postura, agregaron que no había ningún documento o escrito que estableciera que Lula tenía alguna relación con el inmueble.

La clave del caso fue el testimonio del empresario Leo Pinheiro, antiguo director de la empresa OAS, quien reveló lo que supuestamente sabía tras lograr que redujeran su sentencia de 8 a 5 años de prisión por su rol en la causa de Lava Jato. Según sus palabras, si bien la casa figuraba a nombre de la empresa, siempre estuvo reservada para el ex mandatario.

El 12 de julio de 2017, el juez federal Sergio Moro determinó que Lula dirigió una trama corrupta para conceder a OAS contratos gubernamentales por un valor superior a los 25 millones de dólares a cambio del departamento, que en ese momento costaba unos 600 mil. Declaró culpable a Lula por corrupción pasiva y lavado de activos, y lo condenó a nueve años y medio de cárcel en primera instancia.

Un tribunal de segunda instancia confirmó la sentencia de Moro en enero de 2018, y aumentó la pena de prisión a 12 años y un mes. Lula puede seguir apelando en libertad, pero la corte abre la puerta a que pueda ser encarcelado tras el fin de la segunda instancia.

El 5 de abril de 2018, el juez Moro ordenó la detención de Lula, un día después de que  la Corte Suprema le denegara un pedido de Habeas Corpus.

Pero los problemas judiciales de Lula no se reducen al triplex de Guarujá.

Las otras causas

Hay al menos ocho causas más contra el ex presidente, de las cuales una fue absuelto.

1. Instituto Lula

Cargos: negociar con Odebrecht un soborno de 12 millones de reales para comprar un terreno para erigir el instituto que divulga su legado. La transferencia no se concretó, pero la fiscalía afirma que el delito se consumó con la mera aceptación del soborno.

Está acusado en la misma causa de recibir un departamento contiguo al que habita en San Pablo.

2. Residencia de Atibaia

Cargos: recibir sobornos de Odebrecht y OAS para reformar una hacienda en Atibaia (San Pablo), que la fiscalía afirma es del ex mandatario, a cambio de contratos con Petrobras.

Lula fue condenado a 12 años y 11 meses de cárcel en este caso, en febrero de 2019. El fallo puede ser apelado.

3. Aviones de combate

Cargos: lavado de dinero y tráfico de influencia en la compra del Estado brasileño de aviones suecos Gripen por 5 mil millones de dólares durante la presidencia de Dilma Rousseff (2011-2016), su sucesora y protegida política.

Según la denuncia, Lula recibió 2,25 millones de reales a través de una empresa de su hijo Luis Claudio.

4. El silencio

Cargos: obstrucción a la justicia al supuestamente participar en un plan para comprar el silencio del ex directivo de Petrobras Nestor Cerveró, involucrado en el fraude a la petrolera estatal.

La fiscalía pidió archivar la causa por falta de pruebas.

5. BNDES

Cargos: tráfico de influencia, corrupción pasiva, lavado de dinero.

Según la denuncia, Lula “influenció la política de financiación internacional del BNDES (Banco Nacional de Desarrollo), con la intervención de otros organismos públicos federales para favorecer a Odebrecht”. La contraprestación fue de 20,6 millones de reales materializados mediante una participación en la empresa de uno de los sobrinos del ex presidente.

Pero en julio de este año, el juez Vallisney de Souza Oliveira, titular del décimo juzgado federal de Brasilia, absolvió a Lula de las acusaciones de asociación ilícita y lavado de dinero en este proceso.

6. Automotrices

Cargos: corrupción pasiva. La denuncia sostiene que recibió 6 millones de reales en 2009 -su segundo mandato- para prorrogar beneficios tributarios a automotrices.

7.PT

Cargos: organización delictiva que cometió crímenes de cártel, corrupción y lavado de dinero.

Fue acusado junto a la cúpula del partido de izquierda que cofundó de haber cobrado ilegalmente 1.485 millones de reales, usando a la administración pública.

8. Nombramiento ministerial

Cargos: obstrucción a la justicia al articular junto con la ex presidenta Dilma Rousseff su nominación como ministro Jefe de la Casa Civil (principal articulador del gobierno) para dotarse de fuero privilegiado y escapar a la investigación de la primera instancia de Sergio Moro.

Su nombramiento fue bloqueado por el STF y tras la destitución de Rousseff el caso pasó a la justicia ordinaria.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar