sábado , 18 noviembre 2017

MOVIDA POLÍTICA POS ELECCIONES | Capitani en Casa Rosada y Juez pasaría a Defensa

Este jueves, el Diario Alfil destaca en una nota que el presidente del PRO Córdoba, Darío Capitani, esperaba anoche la confirmación de una cita en el despacho más influyente de la Casa Rosada, después del presidencial, por supuesto. El influyente jefe de ministros de Mauricio Macri, centinela de la estrategia política y comunicacional del Cambiemos, Marcos Peña, tiene en mente una reunión de trabajo con el también legislador villamariense y el diputado reelecto, Héctor “La Coneja” Baldassi.
La cumbre sería hoy, aunque de mediar algún imprevisto no tardaría en reprogramarse. El mejor discípulo del asesor Jaime Durán Barba tiene en mente un intercambio de visiones sobre el escenario poselectoral en Cambiemos, con apartado especial en la vida interna de la filial local del sello amarillo.
El partido que convirtió los globos de cotillón en un ícono partidario aborrece las internas y, en especial, cuando trascienden los límites de los reductos de la fuerza. La máxima aplica a las relaciones con los socios en Cambiemos. Tanto a sus conmilitones, como aliados, se les “recomienda” dejar de lado apetencias egoístas para entregarse a la mística de la marca “Cambiemos”. La “imparable”, como definió Macri a la coalición la noche del 22 de agosto, tras un triunfo en la provincia de Buenos Aires y en varias provincial peronistas del interior, incluida Córdoba.
Ordenar el trabajo del macrismo autóctono aparece como una prioridad en la casa central del PRO. Al fin y al cabo, pasó más de un año que se cuentan las costillas los dirigentes que responden al presidente del partido en uso de licencia, Javier Pretto, y el ex árbitro internacional.
El vicepresidente ascendido, Capitani, tiene a su favor la moderación y una buena estrategia de abstención mientras duraron los escarceos entre famosos y ex ucedeístas por la elección para la renovación de autoridades en 2016, cuyos efectos continúan en el tiempo. Mientras el diputado Pretto moviliza su red de apoyo con el objetivo de retornar a la oficina central de la vieja casona que la Ucedé presta al PRO (luego que fuera reubicado en una secretaria del partido nacional), quien se perfila como seguro candidato a intendente de la ciudad cabecera del departamento General San Martín, anticipó su deseo de conducir la fuerza con estilo propio.
Baldassi ofreció su respaldo, olfateando que el éxito de Capitani significaría el ocaso de su rival interno, Pretto. En Buenos Aires están al tanto de los vientos de cambio y, al parecer, resolvieron entregar un pequeño incentivo al mandamás del PRO Córdoba.
La conducción del PAMI Córdoba estará a cargo de un hombre de extrema confianza de Capitani. Se trata de Juan Carlos Zazzetti, médico neumólogo y ex candidato a intendente de Villa María.
El primer punto es para Capitani en un momento donde no se habla de otra cosa que de los futuros “ocupas” de las delegaciones nacionales en Córdoba. Baldassi espera colar a los suyos para construir poder, mientras que los pioneros del partido liderados por Pretto realizan gestiones para que los dirigentes que les responden, designados en 2015, continúen en sus puestos.

Otro fracaso de Juez: Macri lo echó de la Embajada 
Los ecuatorianos no querían su regreso luego de que los insultara, calificándolos de “mugrientos”. El cordobés errante ocuparía un cargo en Defensa.

Luis Juez logró lo imposible: fracasar en el sencillo destino diplomático que le había asignado el presidente Mauricio Macri. Los ecuatorianos tanto insistieron con que lo quiten de la Embajada, que Macri terminó por aceptar que la relación de Juez con ellos era irrecuperable, después de que los calificara de “mugrientos”. Poco después de su mejor momento, como mascota de la selección de fútbol que clasificó al Mundial, es desplazado del cargo con pena y sin gloria.
Anoche se conoció que Macri había dispuesto removerlo, y que el nuevo destino del cordobés errante sería un cargo en el Ministerio de Defensa, bajo el ala del radical Oscar Aguad, quien ya hace un tiempo perdonó a Juez por todos los insultos y acusaciones sin pruebas que le dedicó por años.
En las últimas horas, la situación del embajador era insostenible. El gobierno de Ecuador había reclamado por segunda vez su desplazamiento, no aceptando las disculpas con las que el representante argentino en ese país trataba de zafar de los problemas que su lengua provocó.
Por si hacía falta, la ministra de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador, María Fernanda Espinosa, expresó que “la postura de la Cancillería ha sido clara”. “Se ha pedido el retiro del embajador”, manifestó. Incluso, agregó que ya abren las puertas al embajador que vaya a suplantar a Juez: “con mucho gusto recibiremos un nuevo representante”.
Además, la asambleísta nacional Gabriela Rivadeneira (Alianza PAIS) presentó un proyecto de resolución en el que se repudian las declaraciones del embajador argentino por “discriminatorias, intolerantes y xenofóbicas”.
Los medios de comunicación también han expresado su disgusto con Juez, llegando uno de ellos, el diario Extra, a colocar las palabras del embajador en el Top 4 de los “casos más sonados de discriminación a ecuatorianos en 2017”, más precisamente en el segundo lugar detrás del programa español de TV Gracias por Nada, el comentarista deportivo peruano Phillip Butters, y una periodista venezolana.
La primera frase desafortunada, en la noche de las elecciones del 22 de octubre, fue ésta: “Estaba desde las 07:45 de la escuela San José y vos sabés que así yo no me instalo. Llegué hace media hora me pegué una ducha, me puse un saco y una camisa porque no quería estar con la ropa de esta mañana, van a decir que soy un mugriento y agarré hábitos ecuatorianos”. La segunda, con la que pretendió aclarar las cosas fue dedicada a una etnia en particular, a la que acusó de la conducta poco higiénica: “una de las más conocidas es el pueblo Otavalo. Ellos se visten a la mañana del sábado y están todo el fin de semana con la misma ropa”.

El futuro
Juez quería dejar la Embajada para reubicarse en el escenario político cordobés, aunque no de esta manera. La versión que lo ubica en un cargo en el Ministerio de Defensa que conduce Aguad graficaría una impericia política de Macri, ya que en cierto modo terminaría siendo un premio para quien no deja de hacer las cosas mal. En 2015 trató de provocar la derrota de la alianza Juntos por Córdoba (el acuerdo UCR-PRO a nivel municipal) juntándose con Olga Riutort, a la que siempre había considerado una corrupta (de pronto, dijo que se dio cuenta que no era así).
Luego, se bajó de la candidatura a senador nacional, que era donde lo quería Macri. Tanta inconsistencia lo depositó en Ecuador, donde repitió los “hábitos juecistas”; ya había fracasado cuando le tocó administrar la Municipalidad de Córdoba y volvió a equivocarse.

Notas de Alfil escritas por Yanina Passero y Alejandro Moreno Passero

Lea también

Marcelo Barotto: “Capitani es un obstáculo para trabajar en conjunto”

El Presidente del Comité de Circuito de la UCR, Ctdor. Marcelo Barotto dialoga con EL …