Opinion

MIGUEL ANDREIS | Lionel Messi: ¿¡Portador de una extraña enfermedad!?

Forrest Gump

1996-  “Forrest Gump”, interpretada por el actor Tom Hanks  se presentaba al  mundo. Libro basado sobre un hecho real. Se trataba de un joven con  dos enfermedades  pocos conocidas. Sentado en un parada de colectivo  Gump le relata la historia de su vida a quienes se sientan a su lado. En su niñez debió llevar unos aparatos ortopédicos en las piernas. Vivían con su madre en el campo. Allí alquilaban piezas. Se enamora perdidamente  de una niña del lugar,  Jenny. Forrest  se movía psicológicamente  en un delgado espacio entre  la normalidad y la anormalidad.  “Fronterizos” denominados vulgarmente. En él no habitaba la maldad, ni la envidia ni el odio. Jenny se convierte en la mejor amiga. Forrest descubre que es capaz,  a pesar de sus extraños movimientos,   correr muy velozmente. No cansarse. El profesor de fútbol americano Bear Bryan, aun dándose cuenta de su leve  retraso mental lo hace ingresar a la universidad de Alabama. Lo integran al equipo All-America de fútbol. Luego fue incorporado el ejército de Estados Unidos y enviado a la  Guerra. A su regreso fue condecorado por orden al mérito por el mismo  Presidente John F. Kennedy. Su valentía despertó admiración.  Jamás fue consciente que los portadores como él reconocen el  peligro

———-

 Volviendo hacia atrás en el tiempo

Jenny  lo había abandonado antes. Fue por entonces  que decepcionado y vacío  salió a correr  como para descargar ansiedad y dolor.  Pero nada lo detenía.  La larguísima maratón dura de punta a punta  de la costa. Despierta la curiosidad de los ciudadanos y  grandes medios comunicacionales de EE.UU.  Miles de personas se amuchaban al costado de la ruta para vivarlo y saludarlo.  Regresa a su hogar.

Pasa el tiempo y carta de Jenny le informa que tienen un hijo en común. Lleva  el nombre de   Forrest. Se casan. Ella fallece apenas dos años después.  Ya nadie ignoraba que este joven de singulares acciones sufría  del Trastorno de Borderline   o  Asperger. No faltó quien cuestionó que el mismo Presidente distinguiera con tal reconocimiento a una persona con falencias psíquicas…

—————-

La mirada perdida. Vacío…

En la primera fase del Mundial Croacia nos había derrotado merecidamente  por 3 a 0. Messi la figura  que más camisetas ha vendido en el mundo en todos los tiempos   había desaparecido  de la cancha. La mayoría de sus compañeros también, pero por motivos distintos.  A  Lionel le atajaron un penal. No miró a la pelota ni al aquero. No era ese muchacho que puede hacer maravillas con la redonda  de cuero. Siempre el cuerpo y su gestualidad que desnuda su interior lo iba delatando. No estaba feliz.

Lo real es que  lo que le había acontecido en dicho encuentro con la casaca de la  Selección Argentina  le sucede frecuentemente. Muy seguido.   El derrumbe en el campo de juego  sonó a catastrófico para los amantes del fútbol nacional.  Para el país. Ni hablar para aquellos que se trasladaron  hasta lejana Rusia.

Apenas finalizado el encuentro,  y rápidamente se  observó  un desbande de los hombres que nos representan.

Los ojos de Lio estaban vacíos recorriendo el verde  como si careciera  de una real valorización de lo sucedido.

No paraba en el intento de  tomarse  los cabellos o la barba, levantaba la cabeza hacia las tribunas de donde bajaban los insultos en todos los tonos.  Miraba sin ver. No comprendía  que eran  también para él.

Padeció el partido. Lo  sufría. No lo disfrutaba.

Suele ocurrirle asiduamente  cuando se pone la celeste y blanca. No ocurre lo mismo con la de Barcelona. ¿Será que allí  la contención es distinta?   Demasiada  presión para una persona cuya patología, afirman profesionales,  intentan esconder desde sus más cercanos hasta la institución deportiva que lo cobija.  También la AFA estaría al tanto del supuesto mal que aqueja a la “pulga”…  Demasiado millones de dólares en su derredor como para que todo pase al juego del resguardo absoluto. Los mismos que 90 minutos antes del inicio  lo vociferaban  considerándolo el hermano menor de Dios, el gran salvador,  fue convertido   por puro capricho o desidia nomás, en alguien sin la mínima intención de competir “poniendo todo”.  La perversidad rayana a la locura  de los propios hinchas ingresa  en un fanatismo tan  burdo  como carente de dimensiones.

……………….

Los  médicos  que vienen atendiendo a Messi desde su niñez  ya desde antes del tratamiento para hacerlo crecer, no ignoraban el mal que lo aquejaba.

El  médico Diego Schwarwstein responsable de su seguimiento en la  búsqueda de altura la había prometido que sería más alto que Maradona. Su gran ídolo.  Su escasa altura de entonces era tan solo un problema. No el peor. El hermetismo no cedió

————-

Un nombre extraño

Aprendieron rápidamente el extraño nombre: Trastorno de Bordeleine (límite de la personalidad abreviada (TLP). Patología que se caracteriza por la dificultad en la regulación de las emociones, metas y relaciones. La misma produce cambios vertiginosos de estados de ánimo, inestabilidad,  problemas de autoimagen y relaciones  interpersonales  que no se consolidan; temor agudizado de abandono. A las citadas  es preciso agregarles otras conductas como el moverse en un núcleo muy cerrado y pueden pasar días  sin hablar o hacer demostración alguna de afectos. Ante una excesiva presión psicológica,  pérdida de voz o vómitos incontrolables. Esto último lo vimos todos.  “Son los nervios respondían”

————–

El fútbol y su abuela

Para Lionel  el contacto  con  el mundo era y es  el  fútbol como una extensión de su propio cuerpo. Su  ser más amado, la abuela, a  la misma que ante cada gol que convierte levanta los brazos al cielo  y le arroja un beso, era el cordón  umbilical con su mundo existente. Ella ya no está y esa pérdida agravó indefiniciones  en su interior. Fue  un regular  alumno en la primaria. La secundaria la completó en el colegio del propio Club de Barcelona ya en España. En todo lo demás  que hace a su vida el fútbol está presente.  Es el fetiche que  determinó  su ser.

———-

Carece del  sentido de poder, y casi no ejerce en él  ninguna influencia el dinero.  Todo  lo material es  manejado por  su padre.  No sería  inteligente y mucho menos prudente que el mundo de los “extraños” negocios de las transferencias de jugadores se conociera la absoluta verdad sobre el chico hombre,  portador de un  padecimiento  que afecta su nivel intelectual pero puede pasar absolutamente desapercibido. O casi… El promedio de nacimientos con trastornos de  Bordeleine  o el de Aberger  es de una persona entre 20 mil

—————

“ Igualmente sigue  llenando todas las fantasías de un  jugador absolutamente distinto con la pelota en los pies. Para él todo es fútbol lo demás no está instalado en su chip de valores…”

———-

En la actualidad, según reseñas   provenientes desde  España,  bajo  un marcado secreto profesional, estudian  su  ánimo depresivo, irritabilidad o ansiedad que pueden durar horas o días; aburrimiento o sentimiento de vaciamiento; por momentos excesivo sentimiento de culpa y vergüenza; desconectarse de los pensamientos o el lugar dónde está; sensación de estar fuera del cuerpo. Algunos episodios psicóticos suelen repetirse ante “la presión que se autoimpone”;  No le temen a nada.

(Fuente Nami National Alliance on mental Illiness)

———————

Los componentes sobre Bordeleine  o e l Asperger, son  innumerables.  También aluden a una situación que no es demasiada conocida, la mayoría de estos padecientes  poseen un talento excepcional para alguna actividad, desde lo deportivo, científico (Einstein la padecía), artistas,  escritores,  inventores…  (ver algunos ejemplos)

Seguramente el paso de los años  nos permitirá espiar algo de la dura vida que, paradójicamente millones y millones de jóvenes  anhelarían tener.

———-

No me imagino a alguien insultando a Forrest Gump cuando jugaba al fútbol o corría.  

Nuestra mirada  social se parece mucho al fútbol. O en todo caso el fútbol se asimila  a nuestra perspectiva de la cultura de un país. Messi no solamente merece el respeto por lo que es como persona; por su talento descomunal como  jugador, su humildad,  sino porque algo en su ser –aunque suene a una parábola de bofetada- algo  de él quedó al borde de…  Lo que  definiríamos como normalidad.

———-

Martes 26, la disputa para pasar a una segunda fase fue un dificilísimo desafío con Nigeria.  El niño- hombre, la “pulga”, el jugador más deseado del mundo, espantó por unos minutos  esa araña que suele morderle la psiquis.  Volvió a  regalarnos alegría y le  dio belleza a l juego más fastuoso de la tierra.  Fue el primero en abrir el marcador y con su pierna derecha. La menos hábil.   Marcos Rojo  nos dio el triunfo final.

Lionel sonriente  tomó el trote de Forrest Gump; les sustrajo algunas de las fórmulas de Einstein; dialogó con  Isaac Newton y le comentó a  Woody Allen que necesitaba regalarle un poco de felicidad a su pueblo. Y Woody  le  transformó en júbilo la escenografía de un país hastiado de desencuentros… Quizás los voraces fundamentalistas que nunca conformes lo hacen responsables de las siete plagas que desde  años recaen sobre el fútbol argentino deberán guardar silencio y respeto por unos días. Messi,  con su huraño  Asperger o Bordelaine, volvió a levantar los brazos hacia el cielo y nos concedió por 90 minutos una porción de talento. Un abrazo que aprovechamos todos…

—————

Lista de famosos con síndrome de Asperger

– Albert Einstein

Una de las mentes más famosas de la historia. Su intelecto destaca por encima del resto. No habló con fluidez hasta los nueve años, sus notas no fueron brillantes y sus padres incluso consideraron que tenía cierto retraso mental.

– Charles Darwin

Charles Darwin, creador de la teoría evolucionista sufría el síndrome de Asperger, o por lo menos, así lo afirmaba Michael Fitzgerald, profesor del Trinity College de Irlanda.

– Nikola Tesla

El conocido ingeniero era famoso, además de por sus revolucionarios inventos, por sus fobias. Asimismo, sus repentinos cambios de humor le delataban.

– Andy Warhol

Director y artista plástico influenciador del pop art, Andy Warhol podría haber sufrido el síndrome de Asperger.

Isaac Newton

El famoso físico mostraba síntomas de sufrir el síndrome de Asperger. El círculo social de Newton ya afirmaba que le costaba salir y relacionarse. No solía recibir a las visitas y muchos menos llevarlas a cabo él.

– Susan Boyle

La famosa cantante Susan Boyle supone uno de los casos más claros de este síndrome. Cuando la gente comenzaba a sospechar de sus síntomas debido a su extraño comportamiento, Susan lo confirmó en público para silenciar los rumores.

 Steven Spielberg

Al famoso cineasta le costaba relacionarse con sus amigos durante la infancia. Spielberg prefería pasar el tiempo jugando con sus juguetes e inventando historias.

Bill Gates

Aunque resulte difícil de creer, uno de los hombres más rico del mundo y co-fundador de Microsoft parece ser que sufre algún grado del síndrome de Asperger.

– Woody Allen

Por todos es sabido que Woody Allen es un obsesivo compulsivo. El excéntrico director necesita tomarse la temperatura cada dos horas y le gusta dormir con los zapatos puestos…

Syd Barrett

El fundador cantante y guitarrista de Pink Floyd no solía hablar en público. Su voz de líder quedaba relegada a un segundo plano por otros formantes del grupo.

Lionel Messi

Uno de los mejores futbolistas de la historia presenta claros síntomas de sufrir síndrome de Asperger

 

Mostrar más

Ver también

Close
Close