Martes , 30 Mayo 2017
Ilustración: Pintura y Artistas

JOSÉ NASELLI | Quien siembra vientos…

Escribe: José Naselli    –             1.- La semana pasada el pulso político de la sociedad villamariense se conmocionó por un acontecimiento inédito en la historia de la Ciudad. El allanamiento, por orden judicial, de las oficinas del Municipio relacionadas con el manejo de los dineros públicos (Secretaría de Economía) y del Tribunal de Cuentas. La primera reacción del oficialismo, fue aclarar que la requisa judicial lo era por supuestas irregularidades ocurridas durante la gestión anterior, o sea, la de Eduardo Accastello. La desesperación por despegarse del bochornoso acontecer era evidente.

2.- Ya pasó al olvido que el 18-4-2016 remití nota a los Concejales de la oposición (PRO, UCR y FRENTE CÍVICO) presentando los FUNDAMENTOS Y MOTIVACIONES por los cuales entendía debía promoverse JUICIO POLÍTICO, a los miembros del Tribunal de Cuentas JULIO CÉSAR OYOLA y MARIELA BOAGLIO. A mi entender, habrían obrado en claro exceso en el uso de sus facultades, al declarar la nulidad de un dictamen de la entonces Tribuno Sra. Andrea Mussa y el suscripto, relacionado con el ocultamiento sistemático de las conciliaciones bancarias. Y en el caso particular de Mariela Boaglio, pedía su remoción por indignidad, por constituirse en juez y parte en la misma causa. Su conducta, además de trasparentar ineptitud para el cargo, (decía), patentiza que su voto careció del necesario requisito de la independencia de criterio.

3.- Ninguno de los Concejales de la oposición me invitó a que ratificara o ampliara los conceptos de mi pedido. Posiblemente, el escandaloso ocultamiento de los manejos de los dineros de los vecinos, NO ERA MATERIA SUFICIENTEMENTE GRAVE para dichos Concejales, como para interesarse en el asunto. El espantoso sentimiento de soledad que muchas veces me invadía cuando ponía lo mejor de mí en mi trabajo como Tribuno de Cuentas, se reiteró en estas circunstancias.

3.- Sin embargo, la historia trascurre siempre por carriles insospechados. En este caso, el procedimiento fue ordenado por un Fiscal que, al margen de lo que resuelva oportunamente, ha demostrado su voluntad de investigar, o sea de cumplir con su cometido como magistrado. Ahora bien: El ocultamiento de la verdad no es patrimonio exclusivo de la gestión anterior. La decisión de no realizar, o postergar sin fecha sendas auditorias externas e independientes a la gestión Accastello tanto en el Municipio como en el Eninder, es de por si reveladora e inapelable. Quienes hoy están sentados en los sillones del poder (incluyo a todos los integrantes del Gabinete del Dr. Gill, los Concejales y los Tribunos de Cuentas del Oficialismo), creen que pueden seguir jugando a las escondidas. Pero la sabiduría popular nunca falla. SIGAN SEMBRANDO VIENTOS, QUE SÓLO COSECHARÁN TEMPESTADES.

-JOSE NASELLI VECINO EX TRIBUNO-

Lea también

EL DESCHAVE | Basura peligrosa: ¡¡Negocios a costa de la salud!!

Por: El Jején   –     Tupa, he quedado abrumado con el atentado en Manchester, …