Opinion

JOSÉ NASELLI | Despilfarrando lo ajeno (2ª Parte)

1. TAMBIÉN EN EL TRIBUNAL DE CUENTAS. Sin que se haya formulado ningún anuncio oficial al respecto, se conoce que el Tribunal de Cuentas de la Municipalidad de Villa María goza de los servicios remunerados de una “RESPONSABLE DE PRENSA”, (que en forma concomitante también cumple funciones de locutora en un medio periodístico local). Toda una novedad para un organismo que tiene como función primordial aprobar o desaprobar la inversión de los caudales públicos del Estado Municipal y controlar la legalidad y motivación de los gastos de la administración. Si bien el organismo elabora su propio presupuesto, administra los recursos que se le asignen y designa y remueve su personal, no menos cierto es que los gastos derivados de su funcionamiento, los pagan todos los vecinos de la ciudad, ya que el dinero es provisto por el erario público, cuya principal fuente de recursos son los tributos a cargo de los contribuyentes.

2. ¿UNA LUZ EN LA OSCURIDAD? Seguramente las finanzas municipales gozan de muy buena salud. Sólo así puede justificarse que se utilice el dinero de la gente para pagar a una persona para que publicite la labor cotidiana de los Tribunos. Porque en realidad, no se entiende cual es la necesidad o el provecho para que se publiciten datos de tipo estadístico de interés relativamente restringido, que bien podrían ser expuestos a través del cacareado portal cibernético llamado “Datos Abiertos” sin que al vecino le cueste tal publicidad, un solo peso. Seguramente el Sr. Presidente del Tribunal abogado JULIO OYOLA tendrá razones de peso para justificar la inversión mensual que significa añadir a la ya pesada plantilla burocrática del Municipio, este nuevo cargo. De paso, ya que estamos, le estoy pidiendo a la encargada de prensa, que publique algunos datos que me parecen están faltando. Como ser las rendiciones de cuentas de los responsables de los ENTES, o los montos de las órdenes de pago para cancelar las deudas originadas por la hecatombe judicial denominada “juicios de la valija”, o de lo pagado por los juicios de expropiación pendientes durante los últimos dos años, y algunas cositas más, que no enumero para no aburrir más al amigo lector.

3. EL “FRAUDE LABORAL” PROHIJADO “DESDE ARRIBA”. La existencia de los denominados “FACTURANTES en las nóminas de personal del municipio, es, en muchos casos, la expresión de una forma de fraude laboral que no se compadece con las ya trilladas invocaciones a la “transparencia” de procederes en el manejo de la “cosa pública”. Los mismos dirigentes políticos y sindicales que denigran este tipo de “relación de trabajo”, en el ámbito privado, toleran y hasta propician el fraude laboral en el sector público. Quizás es en realidad una de las expresiones más patentes de cinismo e hipocresía colectivos. Incluso, se insiste en mantener este sistema espurio, cuando los jueces del fuero laboral ya se han expedido de manera definitiva al respecto. Claro que para transparentar verdaderamente el sistema contractual relacionado con los denominados “facturantes de servicios” haría falta un esfuerzo intelectual y ético del que nadie parece querer hacerse cargo. Ni desde los pasillos del poder, ni tampoco desde las estructuras sindicales que se manejan en el sector público. Y algo más. No sólo se está desnaturalizando una relación laboral. El sistema iguala, con una gran dosis de injusticia, a quienes realmente ponen su empeño al servicio de los contribuyentes, con aquellos que engordan las nóminas sin prestar un trabajo que justifique el dinero que se llevan mes a mes.

Dr. José Naselli, exTribuno de Cuentas, Vecino.

Mostrar más

Ver también

Cerrar
Cerrar