Opinion

JOSE NASELLI | ¿Cómo…ya estamos en elecciones?

Foto: Radio Centro

Escribe: José Naselli   –   EL RETORNO DEL “QUE TE JEDI”. Que rápido que pasa el tiempo. Con Jonasito, mi amigo terráqueo, nos tomamos unas vacaciones de apenas cuatro semanitas que parecieron un suspiro. Yo dejé mi tediosa tarea de patrullar los cielos de Villa María y registrar el pulso íntimo de sus habitantes, para retornar a mi “barrio” marciano, y pasar unas jornadas de solaz junto a mi “marcianita” que me esperaba impaciente. Mientras Jonás, que andaba muy “pasado de rosca” con las novedades políticas “in crescendo”, también se tomó algo así como un mes de paz, en un lugar que el Sumo Hacedor privilegió con impactantes bellezas naturales cuando diseñó el planeta Tierra. Me refiero a ese jardín enorme llamado “La región de los Lagos del Sur”. Acompañado de su respectiva “marcianita”, se manejó unos 4.000 kilómetros terrestres y al volver, coincidimos en un enorme abrazo y una larguísima charla para “ponernos al día” de las novedades habidas en ausencia. En verdad, algo así como “novedades” no hubo tantas. Dos prominentes hijos políticos de la ahora silente “CFK”, siguen cruzando sus espadas en un aparente duelo con más olor a teatro, que a una auténtica rivalidad. Y una oposición adormilada, mirando apática cómo aquellos dos van deshojando sus respectivas margaritas. Parafraseando al poeta: “Todo está como era entonces… la casa… la calle…el río”. Algo positivo. Me parece que mi amigo Jonás ha bajado en algo su nivel de exasperación y locura. Veremos por cuanto tiempo le dura el efecto de sus placenteras vacaciones…

¡¡¡CÓMO!!!… ¿YA EMPEZÓ EL MUNDIAL…? En nuestra larga charla del reencuentro, Jonasito me recordaba que, hace unos años, en una de las jornadas iniciales de un campeonato mundial de fútbol, un equipo tuvo la fortuna o habilidad de convertir un gol, apenas 15 o 20 segundos luego del saque inicial. Por supuesto, fue todo un récord y el suceso ocupó el primer lugar en los comentarios. Jonasito también recordaba que le impresionó la espontaneidad y oportunismo de un artista gráfico que logró plasmar en un único dibujo, ese instante de sorpresa, el del tan tempranero gol. Aparecía el contorno de un estadio pletórico de simpatizantes, banderas y otros trapos, como fondo. En un plano más cercano, uno de los arcos. Con hábiles trazos, mostraba el instante en que un balón ingresaba por los tres palos e inflaba la red. De las tribunas se distinguían cientos de brazos alzados mientras el grito de ¡GOOOLLL! estallaba al unísono. Y en un plano más cercano, con aspecto de un individuo de andar lerdo, cansino, perezoso, aparecía un jugador con la vestimenta típica del arquero, que llevaba en su mano una toalla, unos guantes y una botellita de agua, a metros de la valla en ese momento batida, que con un gesto mezcla de asombro e incredulidad, se preguntaba: ¿Cómo, ya empezó el mundial?

HACIA ALLÁ VAMOS. Para Jonás, esa gráfica del arquero con aspecto de aturdido, llegando tarde a la meta y viendo como le rompían su arco todavía indefenso, es el símbolo de lo que está sucediendo en Villa María con aquellos que se identifican como “oposición”, a las puertas de la próxima elección para intendente. Sin líderes visibles, sin banderas concretas, sin planes sustentables de gobierno, sin propuestas, sin presencia en el “alma” de la gente, sin mensajes, sin potencia y sin corazón, se aprestan una vez más a jugar el papel de “escoltas”, como lo vienen haciendo desde hace más de 20 años. Mientras, los que han manipulado la política de Villa María durante ese tiempo, hasta se dan el lujo de BIFURCARSE, copando todos los puestos de la “banca” que se juegan en los comicios. Apuestan a la sensación de encontrarse enfrentados, aunque AMBOS APUNTAN A LA CONTINUIDAD DE GOBIERNOS SIN TRANSPARENCIA, EN ESPECIAL EN LO RELACIONADO CON LA ADMINISTRACIÓN DE LOS FONDOS PÚBLICOS. Esto es, sin rendiciones de cuentas, sin respuestas a los pedidos de informes, y la “desaparición” oportuna de los entes descentralizados y del ya casi olvidado ENINDER, cuya auditoría fue prometida pero nunca ejecutada. Y agregaba Jonás: “Recordemos a Perón cuando decía que para un peronista no hay nada mejor que otro peronista. Es la filosofía del peronismo local, en la que cohabitan los aparentes enemigos del ayer y del hoy, con hermosos discursos persuasivos, aunque evitando cuidadosamente pronunciar una palabreja que genera sensaciones no deseadas. El vocablo “CORRUPCIÓN” no figura en el idioma de este peronismo”. Fue en ese momento en que me propuse dar por terminada la charla. Jonasito estaba mostrando los síntomas que tanto me han preocupado. Su rostro encendido, su mirada extraviada… Quedamos en volver a encontrarnos en unos días más. A lo mejor otras novedades despunten en el horizonte.

JOSE NASELLI   –  EX TRIBUNO – VECINO

Mostrar más

Ver también

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar