Locales

Internos de la cárcel continúa el adoquinado en la intersección de calles Buchardo y Lisandro de la Torre

Diariamente, en el sector de ingreso al Centro de Promoción Familiar María Elena Walsh, una cuadrilla de trabajadores avanza metro a metro para completar la explanada de adoquines. Parece cualquier cuadrilla, pero bajo los cascos están hombres que hace mucho habitan la cárcel de barrio Belgrano y que, en poco tiempo, cumplirán su condena.

A través del programa Manos a la Obra, unos diez internos encuentran una herramienta laboral para su inminente reinserción social una vez que recuperen la libertad, al mismo tiempo que la ciudad se beneficia con un trabajo de calidad que ya fue realizado en otras calles del entorno de la unidad penitenciaria.

La obra generará accesibilidad al centro al que asisten niños y niñas desde los 45 días hasta los 3 años. Se trata de un sector de unos 1.000 metros cuadrados, y configura la tercera etapa de programa, con el que ya se adoquinó la calle General Deheza y la calle Lisandro de la Torre, rodeando al establecimiento carcelario.

Los trabajos avanzan en el área de Buchardo y Lisandro de la Torre, con el adoquinado del acceso pero también de la primera calle mencionada, que adquiere allí la fisonomía de avenida con cantero central, diseño vial que se mantiene en la intervención.

Manos a la Obra es un programa municipal que buscar brindar capacitación y herramientas para desenvolverse una vez cumplida la condena. La reinserción social de quienes salen del establecimiento penal es el objetivo de esta iniciativa que desarrollan el área de Asistencia al Liberado de la Secretaría de Inclusión Social y Familia, el Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) y el Servicio Penitenciario, tomando como eje el trabajo y la capacitación para llevarlo adelante.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar