Locales

Festival de peñas| Primera noche

Fabricio Rodríguez #SiMañananofueratantoTiempo
Con un anfiteatro que se fue colmando lentamente, Fabricio Rodríguez, fue el encargado de abrir la primera noche de la 52° edición del Festival. Ya lo había anunciado a través de sus redes sociales más temprano, y así fue, cómo el cantante presentó un nuevo repertorio en el que no dejo de lado los clásicos folclóricos y hasta cerró el show con un homenaje al Potro Rodrigo haciendo bailar a todos los presentes.

 

La Gringa
La Sole, una vez más presente en el Hernán Figueroa Reyes, se hizo sentir con un repaso de sus temas clásicos como “La olvidada” y “La chacarera del triste”. También puso al público a bailar al ritmo de algunos de sus éxitos convertidos en cumbia Santafecina, luego de cantar una emotiva canción junto a su hermana a quien se la dedicó. El broche de oro, fue cuando cantó junto al músico local Pablo Cordero ante un público entregado a la artista.

Lerner a todo pulmón
Alejandro Lerner, icono de la canción argentina, festejo sus 35 años de su álbum “Todo a Pulmón”. Con un público que acompañó al cantautor a coro por el repaso de todas sus canciones el artista entonó temas como “Volver a empezar” y “Después de ti”.
El artista compartió el escenario con La Sole, con quién canto “El tren del cielo” y también subió Fabricio Rodríguez con quién cantó “Miro a tu alrededor”.
Como no podía ser de otra manera y a pedido de público se despidió con el clásico “A todo pulmón”


Once años y de vuelta
Ricardo Montaner deleitó al público con un recorrido por sus temas más románticos. Además recordó que hacía once años que se había presentado en el anfiteatro. El artista demostró su presencia en el escenario también hizo bromas “ Voy a hacer lo que no me dejaron hacer en La Voz, que es cantar todo lo que quiera”; y hasta se animó a interactuar con el público. Para esa altura el artista internacional cerró la primera noche del Festival Internacional de Peñas con un anfiteatro colmado.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar