Locales

ACCASTELLO IMPLICADO | El arrepentido que une la ruta de los cuadernos K con CBI

Nota de Francisco Panero en La Voz del Interior  –   Miguel Vera, liberado en 2016 en la causa de la financiera, fue el precursor cordobés de los arrepentidos de Comodoro Py. Dio datos de Cordubensis que también podrían mostrar la ruta de los retornos de la obra pública.

“Hacé de cuenta que estoy infectado de sida: si me cortan, contagio a todos”. Esto decía antes de ser detenido Miguel Ricardo Vera, según surge de las escuchas telefónicas. Meses más tarde, cuando la debacle de la financiera Cordubensis (CBI) ya se había producido, lo estaban esperando en el aeropuerto Taravella, donde había dejado su Tiguan estacionada durante días.

Pocos imaginaban que dos años y medio después se transformaría en el “primer arrepentido” que logró su libertad y con sus dichos se anticipó a los cuadernos que sacuden a Comodoro Py.

Las revelaciones que Vera les hizo a fines de diciembre de 2016 al fiscal Enrique Senestrari y al juez Miguel Hugo Vaca Narvaja –con las cuales obtuvo la libertad, al menos hasta ahora– contienen numerosas presuntas señales de la ruta del dinero de CBI, aquel camino que la investigación todavía no muestra, a más de cuatro años y medio de la caída.

La Voz tuvo acceso al contenido de esa declaración, con revelaciones que, según fuentes judiciales, fueron constatadas de manera somera antes de otorgarle la libertad. Si Senestrari consiguió una “hoja de ruta” en febrero de 2014 cuando recibió una supuesta carta póstuma del hasta entonces vicepresidente de CBI, Jorge Suau, con la declaración de Vera tuvo una “segunda edición” de ese itinerario.

En esa declaración, Vera aporta qué habría sucedido antes y después de ese al parecer formidable lavado de dinero en el Nación. Cita numerosos nombres, habla de la obra pública, señala que le consiguió el contacto con Suau al entonces intendente de Laguna Larga, Fernando Boldú, y que este trabajaba en este tipo de maniobras para Eduardo Accastello, en ese momento intendente de Villa María.

En ese relato, Vera señala diversas operatorias ligadas al cobro de “reintegros”, contratos “laborales” para pagar a la tropa “kirchnerista” de la provincia de Córdoba, los contactos con funcionarios nacionales y provinciales y el acceso a dependencias oficiales, como el Ministerio de Planificación Federal.

Además, para hacer más creíble su relato, brindó detalles de los movimientos y de la forma de vida de personajes de la política a los que él involucró en las supuestas maniobras.

Entrar en CBI

Vera cuenta que antes de ingresar con la operatoria de las valijas en el Banco Nación, realizaba tareas de reintegros agrícolas en un programa que había presentado Néstor Kirchner junto con Accastello. Ejemplificó que reunía a intendentes de Traslasierra con directivos de empresas o agencias nacionales, para agilizar trámites. Así nombra a Juan Manuel Campillo, titular de la disuelta Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca).

Campillo soporta un fuerte asedio judicial por su paso en tres gobernaciones santacruceñas y también está en la mira de Comodoro Py por ser supuestamente “el primero en llevarle valijas a Kirchner”, según trascendió por la prensa.

Vera asegura que estaba en esos “trámites” cuando en mayo de 2012 conoció en Buenos Aires a Joaquín Juana y a Manuel Teófilo Grant, dos financistas de la zona de la porteña calle Florida, quienes lo contactaron para que los hiciera ingresar en CBI, ya que su operador Jorge Castro (imputado luego en la causa) no había conseguido convencer a sus responsables.

De acuerdo con la declaración del arrepentido, “esos dos personajes manifestaban que ellos pesificaban los reintegros millonarios de la plata que salía del Ministerio de Planificación Federal”.

Vera sostuvo antes de salir libre que “por reintegro se refiere a que si había que pagarle a Electroingeniería un determinado monto, el ‘vuelto o peaje’, ellos (Juana y Grant) se encargaban de manejarlo”. Vera le dijo en diciembre de 2016 a Senestrari: “Grant aseveraba que él tenía línea directa con José López”. Y aclaró: “Persona reconocida en dicho ministerio”. Es el mismo secretario que meses antes había caído preso tras revolear bolsos con multimillonarias sumas a un convento.

Para ofrecer pruebas de sus relaciones con esas áreas, Vera nombró a Sandro Férgola, de Vialidad Nacional, responsable de controlar obras de Lázaro Báez y hoy imputado en Capital Federal.

Entre otros nombres, Vera también aportó el de Ángel de Dios, consuegro de quien era ministro de Planificación Julio De Vido. De él dijo que fue quien levantó el teléfono para abrir una tercera cuenta de Grant y Juana. De Dios era titular de Nación Servicios, una empresa de la entidad crediticia oficial.

Fue así que en aquel diciembre de 2016, cuando aún nadie se imaginaba el escándalo de los cuadernos, en Córdoba un “arrepentido” hablaba de “reintegros millonarios” de obra pública nacional y brindaba, tal vez, una explicación al enigma que aún la Justicia federal no logra dilucidar: ¿dónde está el dinero de los retornos?

Vera aseguró que avanzó en la gestión para darles a Grant y Juana una llave de ingreso en CBI, sabiendo que Accastello y especialmente Boldú tenían relación con Suau.

Allí cuenta que anteriormente Boldú estaba “teóricamente operando, por orden de Accastello, fondos de obra pública, Pami, contratos laborales para la dirigencia”. En eso, menciona que iban al Ministerio de Planificación, donde el segundo de José López, el cordobés Fabián López –entonces secretario de Recursos Hídricos–, les daba “contratos ‘laborales’” para “que su jefe Accastello le pagara a la tropa ‘kirchnerista’ de la provincia de Córdoba”.

Sobre las alusiones en esta declaración a Boldú y Accastello, este medio intentó consultarlos. El primero estaría de viaje en el extranjero y respecto del segundo se tomó contacto con su abogado Edgar Bernaus, pero no devolvió el llamado.

En cambio, el actual ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la Provincia, Fabián López, aseguró que la declaración “es un disparate total”.

“Primero –dijo–, yo no designaba a personal en el ministerio. Segundo, mi relación con Boldú era la misma que con cualquier intendente y se limitaba a las gestiones habituales que hacía como secretario nacional, lo mismo que hago como ministro provincial”.

Y concluyó: “Sobre Vera, ni me suena el nombre ni creo que nadie me lo haya mencionado”.

La investigación

A partir de esta declaración formulada por Vera ante Senestrari en diciembre de 2016, el juzgado de Vaca Narvaja recibió la solicitud y se hicieron varias constataciones en Capital Federal, particularmente en lo relativo a la existencia de las financieras.

Al confirmarse esto, dos días después se firmó la libertad de Vera, según también confirmó ahora el juez.

No obstante, a un año y ocho meses de estas revelaciones no pudo saberse en qué medida se avanzó para corroborar o descartar los datos aportados por el arrepentido cordobés. De ratificarse la veracidad de los dichos, podrían tener gran impacto en el juicio que se realizaría en noviembre próximo, para definir las responsabilidades en la causa CBI.

El martes último, Senestrari explicó que avanzó sobre las responsabilidades de Grant y Juana y dio a entender que estaría listo un proyecto de imputación de ambos financistas. También recordó que Castro está imputado.

El fiscal sostuvo que se remitieron actuaciones al Juzgado Federal 5, de Capital Federal, que realizó allanamientos y colectó prueba relativa a estos financistas. Respecto del resto del material contenido en la declaración de Vera, respondió que sigue siendo investigado en Córdoba.

Sobre los avances en la investigación de los otros nombres mencionados por el arrepentido cordobés en 2016, Senestrari señaló que esos datos “tienen que ser revisados por la Fiscalía para ver si tienen responsabilidad en los hechos”.

Luego explicó que no tiene como modalidad imputar a las personas sólo por ser nombradas en una causa, y agregó que no se beneficia a alguien llamándolo a proceso.

Por eso, indicó que las responsabilidades que puedan tener están sujetas a la investigación que realiza la Fiscalía.

Fuente: La Voz del Interior

Mostrar más

Ver también

Cerrar
Cerrar